A Laura Escanes, que fue madre primeriza –y muy joven– hace apenas unos meses, fue totalmente normal que le asaltasen un montón de dudas sobre cómo y de qué manera ha de criar y, más adelante, educar a su hija. Una de las primeras dudas que asaltan a las madres es, precisamente, si han de optar por la lactancia materna, por la artificial o la mixta, una combinación de ambas. Y Laura también se encontró en esa tesitura.

Ahora, ya pasados unos meses –Roma nació el octubre de 2019– y con las ideas más claras, la influencer ha querido compartir una tierna imagen alimentando a su hija... con biberón, al tiempo que escribe sus reflexiones sobre tan peliagudo –que no lo es tanto– tema.

Artículo relacionado

Laura Escanes
Instagram

"Tengo que confesar que cuando hice esta sesión de fotos con Roma y @victoriapenafiel me hizo estas fotos dando el biberón pensé: “pero no es dando el pecho como tantas y tantas fotos que he visto en instagram” y me sentí mal", revela Laura.

"Me he sentido juzgada por no dar el pecho y darle biberón. O cuando la primera pregunta que me hacía todo el mundo era “¿le das el pecho?”, se lamenta.

"Pero después de leer tantas historias llenas de miedos e inseguridades, desperté. Y me pregunté si era feliz. Y sí lo era. Sí lo soy. Y la miro a ella, y sé que es feliz. Las dos lo somos y eso es lo que importa. El otro día vi fotos de mujeres dando biberón y me animé a subir esta que también es especial para mí. También es nuestro momento. También creamos vínculo y apego. También está bien. ❤️", concluye Laura.

Y tiene toda la razón del mundo. Al margen de que, en ocasiones, la naturaleza no permite a algunas madres amamantar a sus hijos, que se elija por propia voluntad la alimentación artificial no significa que se quiera menos al bebé. Sería como afirmar que los padres quieren menos a sus hijos porque no les pueden dar el pecho. Es decir, una barbaridad como una catedral de grande.