'La Casa Fuerte' ha empezado y todos estábamos pegados a la tele para ver el reencentro de Yola Berrocal y Leticia Sabater tras años de mal rollo. La compositora de 'La salchipapa' y la excomponente de 'Sex Bomb' tienen muchas cuentas pendientes y se llevan oficialmente mal, pero en cambio nada más verse se han saludado con cordialidad e incluso han intercambiado unas frases de 'mejor empaticemos o hagamos que lo parezca'. No obstante, Leticia ha venido pisando muy fuerte pero no con el objetivo que todos esperábamos. Su nueva enemiga se llama Oriana Marzoli.

Artículo relacionado

En su vídeo de presentación para 'La Casa Fuerte' Leticia Sabater no ha ocultado la tirria que le tiene a Oriana, sin cortapisas y de sopetón ha soltado: "Es una pseudo-pija cuyo apellido es González pero se pone Marzoli", ha dicho Sabater. Pero la cosa evidentemente no ha quedado ahí. Oriana y Leticia no se han saludado cuando se han visto y la tensión entre ambas se podía cortar con un cuchillo. "Ah, no la había visto. Al principio dudada de si sería Oriana, porque lleva diez minutos de reality y no puede ser ella", ha dicho Leticia Sabater dejando a Oriana completamente descolocada.

"No sé por qué esta señora habla de mí en su vídeo de presentación. Porque no eres señorita, que ya tienes una edad", le ha dicho Oriana cuando ha podido reaccionar, y ha seguido: "Eres bastante cutre y medio premeditada".

Pero Leticia venía guerrera y no estaba dispuesta a callarse: "A ver si se te despierta la neurona y te quedas más de una semana... Es una falta de respeto irte de los realities". "He participado en tres en Chile y he ganado uno. Y Marzoli es el apellido de mi madre, González el de mi padre, ¡pedazo de paleta!", le ha respondido Oriana muy ofendida y Leticia le ha respondido: "Pero esto es España...".

La Casa Fuerte asaltantes

Rafa Mora ha explicado que su mal rollo, que nadie ha entendido en un primer momento, pudo nacer en las redes sociales. "Una le dijo a otra quítate esas extensiones", ha explicado el colaborador. Pues no empiezan nada bien los asaltantes.