Las altas temperaturas golpean fuerte a Sevilla, y a Kiko Rivera no le ha quedado más remedio que tomar cartas en el asunto para plantarles cara.

Artículo relacionado

El dj, que no para de trabajar, motivo por el que no pudo acudir el pasado sábado al bautizo del hijo de su hermano Cayetano Rivera y Eva González, ha aprovechado el tiempo libre para relajarse en casa y, de paso, echar unas risas.

Y es que el hijo de Isabel Pantoja ha vuelto a sacar su lado más humorístico mientras hacía una broma a sus seguidores de Instagram. Así, ha compartido un refrescante chapuzón, o el intento de ello, en un vídeo que ha compartido en su feed.

"¡Qué alegría más grande, con este calor y tengo piscina en mi casa!", ha gritado mirando a cámara.

Seguidamente ha querido mostrar el nuevo estreno de su hogar, una mini piscina infantil de plástico de sus hijas, Ana y Carlota.

¡Qué maravilla!, ha dicho Kiko mientras se sentaba para refrescarse las nalgas. Lo mejor de toda la escena es que el marido de Irene Rosales no iba en bañador, sino ¡en calzoncillos!