El enorme conflicto entre Kiko Rivera y su madre, Isabel Pantoja, podría desencallarse en el caso de que prospere la idea de Kiko Rivera de servirse de un intermediario para hablar con su madre. Desde que Kiko Rivera decidiera romper la relación con Isabel Pantoja, madre e hijo no se han dirigido la palabra.

Kiko Rivera estuvo esperando hasta el último momento una llamada de su madre que le aclarara qué estaba pasando con la herencia que le dejó su padre y cuál es la verdadera situación económica de Cantora. Y es que Kiko, ante toda la documentación que ha ido recopilando,está convencido de que su madre, no solo le ha mentido, sino que también lo ha hipotecado desde que él tenía solo dos años.

Artículo relacionado

Según informó María Patiño en 'Socialité', "Kiko Rivera estaría dispuesto a sentarse con u madre y un intermediario". La dificutad de esta propuesta radica en que esa persona que actuaría como intermediaria entre madre e hijo aún no ha podido hablar directamente con Isabel Pantoja. "Esta persona no puede hablar con ella porque siempre está en el campo o durmiendo", dijo Patiño.

María Patiño comentó que "es Agustín quien atiende el teléfono y quien va dando largas". Y según pudo saber María, "si en dos días no ha obtenido respuesta por parte de Isabel Pantoja, el intermediario piensa presentarse en Cantora". Es muy posible que se le niegue la entrada, pero María se preguntó: "¿Y si esa persona acude a Cantora acompañada de Kiko Rivera?".

El fuerte desencuentro entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja podría escribir en breve un nuevo episodio. Lo que está muy claro es que ahora las posturas entre madre e hijo están muy distantes y permanecen inamovibles, pero todo puede cambiar en esta misma semana.