Ni siquiera estar ingresado tras sufrir terribles dolores provocados por una pancreatitis hace que Kiko Matamoros desatienda su trabajo. El colaborador, desde el hospital, ha querido intentar poner algo de cordura en el enfrentamiento que mantiene su hija Anita con su novia, Marta López Álamo, y ha dado la cara, claro, por la modelo. “Hay cosas que no tiene ni pies ni cabeza”, explicaba en su última intervención telefónica. Matamoros tiene muy claro qué ha ocurrido en esta improvisada guerra y sabe que Marta no tiene absolutamente nada que ver.

Artículo relacionado

Si Ana hubiera entendido que hay algo que no le gusta de Marta, lo tendría que decir”. Kiko Matamoros no se anda con rodeos. El colaborador, que permanece ingresado en el hospital tras haber sufrido una pancreatitis, no está dispuesto a pasarle ni una a su hija pese al enorme amor que siente por ella. “Si mi hija no me habla y me trata como un perro, ¿crees que le voy a dar a like en Instagram?”, afirmaba con cierta sorna en 'Sálvame'.

El origen del conflicto

Kiko asegura que no entiende qué ha podido pasarle por la cabeza a su hija para acabar así con Marta. De hecho, las imágenes de la hija de Makoke y la actual pareja del colaborador juntas a las puertas del hospital donde le operaron de la vejiga daban a entender un más que buen entendimiento entre ambas. “Todo eran buenas palabras hasta que de repente salió esto de la Morlote pidiendo explicando explicaciones a mi hija. No entendí nada, me volví loco y me da lo mismo”, afirma ahora el colaborador. “Espero que el tiempo ponga las cosas en su sitio. Esto es una bobada, Marta no tiene nada en contra de Ana. Ella me anima a que me acerque a ella”.

Tampoco parece que los rumores a que apuntan que Ana estaría celosa por una supuesta relación de Marta con su actual pareja sean tal y como se cuentan. “Marta no ha sido novia de Salgado. Ni Marta conocía Ana en ese momento ni había tenido ninguna relación”, zanja Kiko. “No sé cómo funciona mi hija en ese sentido. He compartido mujer con amigos y seguimos siendo amigos íntimos”.

Anita y Makoke

“No se lo voy a consentir”

Le he dicho que como padre hay actitudes que no voy a bendecir, cosas que no le voy a consentir, esta reacción es injusta y se lo he dicho, pero si se obceca…”, se lamentaba Matamoros por teléfono. “Lo que he decidido es dejar que le tiempo pase y a ver si de una puñetera vez reacciona y se da cuenta de que esto no tiene ni pies ni cabeza”. Resulta curioso este enfrentamiento pues desde que Matamoros está con Marta la relación con sus hijos no ha hecho más que mejorar. Incluso con Diego, con quién tuvo tantísimas polémicas.

Esperemos que el tiempo vaya calmando las aguas y que Kiko y su hija Ana vuelvan a tener la relación que tenían en el pasado.