La familia de Mario Biondo siempre ha mantenido la misma versión: fue un asesinato. Nueve años después, el último pronunciamiento de la justicia italiana en el caso de la muerte del marido de Raquel Sánchez Silva se acerca a lo que siempre había dejado claro la familia del cámara. El juez de instrucción de Palermo ha dictaminado que “fue asesinado por manos desconocidas y posteriormente colocado en una posición capaz de simular un suicidio”. Aun así, decreta el archivo del casi por limitaciones procesales.

Artículo recomendado

Los padres Mario Biondo se rompen en 'Sábado Deluxe': "Este dolor es para nosotros, que somos su familia"

Los padres Mario Biondo se rompen en 'Sábado Deluxe': "Este dolor es para nosotros, que somos su familia"

Ha sido un camino largo, complicado y lleno de contradicciones. Tras varias autopias, varios pronunciamientos judiciales e investigaciones paralelas en España e Italia, el caso Mario Biondo parece que llega a su fin. Nueve años después de la muerte del entonces marido de Raquel Sánchez Silva llega la noticia que la familia del cámara más había deseado. El juez de instrucción de Palermo abre la puerta a la versión que los Biondo han mantenido contra viento y marea.

“Los elementos que se extraen del expediente del Ministerio Público sugieren que Mario Biondo fue asesinado por manos desconocidas y posteriormente colocado en una posición capaz de simular un suicidio”, reza el pronunciamiento del juez Aiello, tal y como se ha publicado. El fallecimiento del cámara no habría sido, por tanto, un suicidio, sino un asesinato aunque resulta imposible dictaminar quiénes fueron los autores del delito.

Archivo del caso

El lapso de tiempo transcurrido desde la muerte del cámara hace, eso sí, imposible poder continuar con el caso. El juez de instrucción ha dictaminado el archivo de la causa “por limitaciones procesales”, ya que resulta imposible realizar nuevas investigaciones tendentes a la identificación del autor o autores del presunto homicidio.

“En el momento del hallazgo del cadáver, en la inmediatez de los hechos, deberían haberse realizado actividades de investigación (interceptaciones ambientales y telefónicas) que no se llevaron a cabo y que, dado el tiempo transcurrido, no podrían ser realizadas por las autoridades judiciales italianas”, formula también el juez Aiello, dando la razón a las continuas quejas de la familia Biondo respecto a la investigación llevada a cabo en España tras la muerte del cámara.