Ni los mejores guionistas hubieran creado una historia que empezaba con un presunto intento de asesinato por parte de la mujer del protagonista y se complicaba con la aparición de nuevos personajes que han pasado por la cárcel y aseguran que la idea principal de la supuesta asesina era organizar un prostíbulo en su propia casa. Pues bien, a lo largo del fin de semana es lo que nos ha regalado el caso Mainat, una asombrosa historia tiene en vilo a miles de espectadores.

Artículo relacionado

Aunque han pasado tres meses del día en cuestión, ha sido ahora cuando salían a la luz todos los detalles. Pol Mainat, hijo de Josep Maria, emitía un comunicado en el que hacía pública su consternación: "Son muchas las cosas que han pasado en el último año y todas terribles. En este momento, toda mi energía está centrada en mantener a mi padre y a mis hermanos a salvo de una persona cuyo objetivo es la destrucción de nuestra familia".

Desde su retiro, el productor tomaba una drástica decisión para intentar salvar sus pertenencias más valiosas y es que según las últimas declaraciones de Alina, Angela estaba vendiendo todo lo que había en el interior de la casa para conseguir dinero.

Josep Maria Mainat y Angela

Tal y como señalaba Laura Fa desde 'Sálvame', desde la vivienda familiar situada en el barrio de Horta se tiene acceso directo a la productora y "Mainat ha decidido tapiar esta entrada para impedir que su mujer Angela pueda entrar y así, cuidar las valiosas pertenencias que hay en su interior", declaraba. El productor sospecha que su mujer, que solo cuenta con el dinero que le da, pudiera echar mano a sus pertenencias de valor y venderlas. “Ella come con lo que él le envía a través de Amazon y no tiene más dinero. Por eso intentó falsificar esos cheques”, sentenciaba para sorpresa de todos. Sin duda, un nuevo capítulo en esta historia tan sórdida.