Jaime Nava (39 años) se enfrentaba en esta primera gala de expulsión de ‘Supervivientes’ a Alma Bollo y Ginés Corregüela y ha corrido la peor de las suertes, algo que él ya se temía, pues llevaba toda la semana comentando que tenía el presentimiento de que sería él quién abandonase. Finalmente ha sido así y en su discurso de despedida ha dejado un dardito a algunas de sus compañeras.

Artículo recomendado

Las amargas lágrimas de Katerina Safarova al escuchar hablar a su padre en 'Supervivientes'

Katerina Safarova

Durante sus días de concurso su equipo ha sido Adara, Gema, Patricia, Diego y Manuel, y con las dos primeras parece no haber congeniado del todo: “esto es una putada muy grande, es algo que todo el mundo teme, el ser el primero que abandona el barco, no tengo nada que reprocharme, solo agradecer a todos mis compañeros como habéis sido, y poco más que decir” comenzaba, pero después añadía: “he intentado dar lo mejor en esta semana, estar a tope con mi equipo en las pruebas y quiero dejar una cosa muy clara, hay personas con las que he podido conectar mucho más y otras personas con las que no he podido conectar porque ha sido bastante difícil, y a esas personas quiero decirles que no podéis pensar lo que pensáis de como soy porque no es así. Hay algunos que pensáis que a lo mejor soy muy chulo, muy prepotente y no es así…”.

Jorge Javier, desde plató, le preguntaba a quién se refería y él terminaba mojándose: “me refiero a compañeros a los que ha sido difícil llegar, ha sido muy difícil… Gema, Adara, Manu… he tenido algunos roces y yo sé que ellos piensan que son de una forma que yo sé que no soy” explicaba cuando Adara quiso intervenir: “nadie ha dicho esas palabras” le decía, y él no cambiaba de opinión, “pero ha habido roces, hoy por ejemplo lo he solucionado con Gema, pero yo no quiero irme de aquí y que vosotros penséis que yo soy de esa manera que no soy”.

Ceremonia de salvación
MEDIASET

Nuevas dinámicas en Honduras

En ese momento Jaime todavía no sabía que su labor no había terminado y que sería el primero en llevar a cabo una de las nuevas dinámicas de esta edición. Ahora el concursante expulsado debe decidir a qué persona quiere otorgarle una ventaja y a qué persona un lastre, pero será el azar quién decida cuál de las dos cosas termina llegando a sus compañeros. El joven quiso darle a Diego la ventaja: “en muy poco tiempo hemos conectado, tenemos valores similares, él es una máquina, mucho más competitivo que yo, y quiero decirte que tienes que ser así siempre, aunque te cueste” decía al elegirle, para el lastre pensó en Arthur: “, aunque no te conozco prácticamente sé que eres un tío competitivo y serio y si es un lastre para la semana, sé que eres un tipo competitivo y fuerte y podrás cargar con él, no te lo tomes a mal, pero también es porque fuiste la mano autora del robo…” explicaba. Después elegía entre dos cajitas y tocaba el último, que en esta ocasión consistía en empezar 10 segundos antes la prueba de liderazgo.

Minutos más tarde una barca le llevaba al que será su nuevo hogar, ‘Playa de los olvidados’, un lugar oscuro, con muchas raíces y poca arena, en el que deberá pasar la siguiente semana de concurso solo. Algo que a priori parece complicado pero que ha hecho a muchos concursantes a lo largo de la historia llegar a la final. Por el momento Jaime no parecía muy contento, pero en ningún momento dudó de continuar adelante con la aventura.