¡Cómo se va caldeando el ambiente en ‘La isla de las tentaciones’! Mientras que Melani y Byran han sido los primeros expulsados por tener poco feeling con los participantes quienes sí que se están acercando son Fiama Rodríguez y Rubén. Ante este panorama, Álex ha roto a llorar. No ha podido reprimir los celos cuando su chica y Rubén charlaban, jugaban, bailaban. Son pura complicidad.

Artículo relacionado

Fiama y Rubén se conocieron en ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’: él como tronista y ella como fue pretendienta. Se presentaron a ‘La isla de las tentaciones’ dejando muy claro que lo suyo había sido un flechazo, tanto que a los cinco meses de relación se fueron a vivir juntos y tenían planes de boda. Eso sí, los dos reconocían que eran muy celosos y la primera prueba la hemos tenido en este segundo programa.

"Yo he sufrido mucho y tengo mucho miedo a que me fallen. Ella sabe que es la persona que más quiero y más importante que tengo a mi lado. Yo la quiero libre, que tenga mil elecciones que hacer pero que siempre me elija a mí. Creo que es lo más bonito que se le puede desear a una persona", ha confesado Rubén con lágrimas en los ojos.

La conexión entre la canaria y Rubén ha sido tan grande que su chico se planteado qué tipo de sentimientos tiene por él. Más tarde, tras reflexionar, ha llegado a una conclusión. Está convencido de que está más enamorado de Fiama que Fiama de él.

La cita de Fiama

La polémica y la rectificación

La semana pasada, Fiama fue el centro de la polémica. Dio un manotazo a Mimi y las redes arremetieron contra ella. Mimi, una de las diez solteras, agarró del brazo a Alex para informarle que tenía que irse y comenzar así su cita. Sin embargo, la joven, que estaba presente, reaccionó de la peor manera posible. En concreto, Fiama cogió el brazo de la chica con desprecio y le reprochó de mala gana que “no lo tocara”.

Después, rectificó. "Pedir disculpas por el término suelta porque lo dije yo. El léxico este machista inconsciente tengo todavía que pulirlo", contó.