Mila Ximénez ha caído rendida a los pies de Isabel Pantoja, quien ofrecía el momento de mayor intensidad emocional en la gala 8 de 'Supervivientes 2019'. Después de su durísima confesión fruto de una honestidad brutal y nacida desde las entrañas, muchos han perdonado las amenazas de abandono de la artista.

Mila ha sido una de las espectadoras que no se ha perdido ni un gesto ni una lágrima y ni una confesión de las que hizo la Pantoja este jueves por la noche. Totalmente rota y paralizada por un ataque de ansiedad, reconocía que la isla, a veces, le recordaba "a donde yo no elegí estar". Rompía así su silencio sobre su paso por la cárcel.

Artículo relacionado

La colaboradora televisiva, que ha mostrado abiertamente el acierto de tener a la tonadillera en esta edición del reality, le ha dedicado una emotiva carta de apoyo tras su valiente paso adelante para exorcizar sus demonios. Desde Instagram, ha compartido una imagen de Isabel desde la que expresa cómo ha acabado de conectar de manera definitiva con ella.

"Cada día, me hace acercarme más a ella", dispara Mila, como siempre, a la primera. A Ximénez le parece su actitud "de una enorme valentía", pues se ha abierto en canal para "hablar de esos miedos que sin duda se le han quedado clavados después de una experiencia de encierro.". De una enorme valentía y, también de una gran generosidad.

El único deseo ahora de la tertuliana de 'Sálvame' es que Isabel "aguante hasta el final" y concluye: "He conocido a otra Pantoja. Y me quedo con esta, sin ninguna duda. Tiene todo mi apoyo".

Asimismo, Mila también ha aplaudido la actitud de Kiko Rivera, quien era espectador desde plató de los dos momentos de mayor intensidad emocional de la gala: su confesión sobre la cárcel y su encuentro con su hija Isa.

Isabel Pantoja
Instagram