La llegada de Isabel Pantoja a Madrid, después de haber pasado casi 3 meses compitiendo en el reality más exigente de la televisión: Supervivientes. Su aterrizaje desde Honduras, como todo lo que ha hecho durante el concurso, ha levantado una tremenda expectación entre los medios, pero solo LECTURAS ha tenido acceso a estas imágenes e información exclusivas.

Tal y como nuestra revista ha podido saber, el médico de Supervivientes viajó con Isabel, acompañándola en todo momento para no dejarla sola. Su estado de salud, por tanto, hace sospechar que es preocupante. El especialista hizo este largo viaje ex profeso para atenderla en lo que pudiera necesitar, un trato que no habrían recibido el resto de concursantes evacuados por problemas médicos (como Colate, que fue operado a principios de semana o Violeta que tendrá que ser intervenida en próximas fechas de la vesícula). El facultativo hoy regresará a Honduras.

Artículo relacionado

La llegada de Isabel ha estado tan blindada que no ha seguido el patrón habitual del resto de eliminados del concurso. Mientras que todos ellos viajan con un redactor del espacio que les mantiene aislados en todo momento mientras recorren Barajas por las mismas salidas que el resto de viajeros, Isabel salió por otra puerta diferente, burlando a la prensa, aunque uno de nuestros fotógrafos pudo burlar la protección a la que fue sometida la artista. En las fotos tomadas no se aprecia que Pantoja lleve los clásicos cascos de insonorización que lucen el resto de supervivientes al aterrizar.

Nada más poner un pie en el aeropuerto, Isabel fue dirigida a una salida trasera donde la esperaba un coche que ipso facto la trasladó a un especialista en nefrología, no al hotel como se ha dicho. Al parecer, la diabetes que padece desde hace años habría hecho mella en sus riñones.