Isabel Pantoja salió de su refugio en Cantora y tenía un buen motivo para ello: presenciar en vivo el debut de su hijo Kiko Rivera en su primera actuación con su banda. Fue en la sala Occo, en Sevilla, a la que llegó Isabel en un coche conducido por Kiko y a cuyas puertas le esperaban un buen número de fotógrafos y cámaras de televisión. Es lo que tiene no dejarse ver con asiduidad.

Llegó muy sonriente y algo nerviosa, según confesó, pero no quiso hablar de la petición de mano de Alberto Isla a Isa Pantoja, que se produjo durante la visita que Isa realizó a Honduras. ¿Ira Isabel Pantoja a esa boda? Tal y como están las cosas entre madre e hija, antes de que Isabel acuda a la boda de su hija tendrán que resolver las muchas tiranteces que hay entre ellas.

Artículo relacionado

Y mientras eso sucede, la Pantoja disfrutó como una quinceañera del concierto de su hijo. En un privado reservado para la familia y los más allegados, vimos a Isabel cantando y bailando al ritmo de 'Así soy yo', que es como se llama la gira que ha iniciado Kiko Rivera. "Estoy sudando", confesó Isabel tras el concierto, pues no se cansó de bailar y bailar junto a Anabel Pantoja.

No fue la única invitada de postín. Allí estuvo también Anabel Pantoja y, por supuesto, Irene Rosales, cada día más orgullosa de su marido. Vimos también con ellos a Raquel Bollo, que parece que ha vuelto al entorno de Isabel, después de algunos años distanciadas, a Bernardo Pantoja, hermano de la cantante y padre de Anabel, y a Antonio Tejado, sobrino de María del Monte que muchas veces ha recordado que pasó buena parte de su infancia en Cantora, cuando su tía e Isabel eran amigas íntimas.