Fue artista. Fue diva. Fue Isabel Pantoja. La tonadillera lo dio todo en la primera gala de 'Idol Kids' y ofreció espectáculo como solo ella sabe hacerlo. Su hija, Isa Pantoja, ha estado en 'El programa de AR' para contar en directo sus impresiones sobre el nuevo reto que la cantante de 'Marinero de luces' asume a los 64 años. Los grandes momentos de la noche los protagonizó ella, pero lo que más saltó a la vista fue lo a flor de piel que tenía las emociones, y la intensidad con la que las liberaba.

Artículo relacionado

Desde las baladas en inglés –"yo no entiendo inglés, solo lo chapurreo", bromeaba–, hasta la sorpresa de una versión muy respetuosa de 'Marinero de luces', la canción con la que volvió a cantar tras la muerte de Paquirri y que no ha vuelto a cantar ni a sonar en Cantora por el dolor que le produce. Isabel Pantoja mostraba todo su abanico de expresiones de folclórica.

El progrmaa de AR

Isa Pantoja no podía sentirse más orgullosa e ilusionada por ver a su madre tan relajada en su papel de jurado del 'talent show'. "Le deseé mucha suerte y me quedé hasta tarde para verlo y la verdad es que me gustó mucho. Pensé que iba a estar más cohibida", reconocía en el Club Social de 'El programa de AR'. Asimismo, ha dado contexto al motivo por el que la tonadillera se habría mostrado así de sensible.

Artículo relacionado

Sí, ver a niños derrochando talento, derrite el corazón hasta de la persona más dura, pero Isabel Pantoja estaba pasando por un momento familiar especialmente complicado durante las grabaciones de 'Idol Kids', y así lo ha contado su hija: "Esto se grabó justo cuando mi relación con ella no estaba bien, mi abuela estaba pasando también por un momento de salud delicado, entonces también influye eso en que ella esté tan emocionada. Con ese contexto es normal que estuviera más emocionada". A pesar de todo, Isa lo ha valorado positivamente, pues, al final, como bien ha dicho: "Es lo que queremos todos, ver a una artista que se emociona".

Lejos quedan esos días tan tensos entre madre e hija. La muerte de la madre de Irene Rosales y, posteriormente, el confinamiento por estado de alarma, provocó que ambas acercaran posturas y propició que la tonadillera y su yerno Asraf limaran asperezas. Subrayando el buen sabor de boca que le ha dejado, Isa ha acabado afirmando: "Me encantó ver a mi madre, la vi muy emocionada y con los sentimientos a flor de piel".