Cada vez más unidos frente al cúmulo de dificultades por las que atraviesan, Kiko Rivera e Irene Rosales no han perdido el sentido del humor. 2020 no ha sido un buen año para nadie, pero para Kiko Rivera e Irene Rosales ha sido especialmente nefasto. Irene perdió a sus dos padres con apenas unos meses de diferencia, y Kiko ha vivido –y sigue viviendo en este 2021– el conflicto familiar más grave desde que tiene consciencia, con un distanciamiento sin retorno entre él y su madre, Isabel Pantoja.

Artículo relacionado

Tan duro ha sido para ellos que ambos han tomado dos prudentes y sabias decisiones. Por un lado, Irene Rosales ha decidido pedir ayuda y ponerse en manos de profesionales que la ayuden a superar la tristeza que la invade y que le impide ser el apoyo que, ahora mismo, necesita su marido, Kiko Rivera. Por otra parte, Kiko Rivera le hará caso a su buena amiga Sofía Cristo y acudirá a terapia para poder hacer frente a la tentación que representan sus pasadas adicciones y de las que no está totalmente recuperado.

Eso sí, Kiko e Irene han sabido mantener en su hogar, por el bien de los dos y de sus dos hijas, una atmósfera de amor, unión y buen humor, que no ocultan y que comparten con sus amigos y seguidores. La última 'trastada' que Irene le ha hecho a su marido es fotografiarlo mientras se tomaba una ducha. ¿Se ha enfadado Kiko por ello? En absoluto. Todo lo contrario. No solo no se ha molestado sino que la foto le ha parecido tan divertida y tan cotidiana que ha decidido compartirla en sus redes sociales.

"Cuando tu mujer te pilla en plena ducha... y yo lavándome el pelo 😎", escribe Kiko Rivera, haciendo gala de su buen humor pese a las dificultades. Hasta su amigo Poty Castillo le sigue la broma: "Ponte suavizante".

Kiko Rivera

Irene Rosales pilló a Kiko Rivera en plena ducha.

Instagram @riverakiko