Irene Rosales y Paz Padilla tienen algo en común. El año pasado perdieron a algunas de las personas más importantes de sus vidas. Mientras la mujer de Kiko Rivera tuvo que dar el último adiós a sus padres, la presentadora tuvo que hacer lo mismo con su madre y con su marido Antonio Juan Vidal. Irene ha contado en más de una ocasión lo mucho que le está costando reponerse de dos pérdidas tan importantes. El hecho de estar pendiente de otras personas como su marido o sus hijas y la polémica del clan Pantoja no permitían a la colaboradora de ‘Viva la Vida’ hacer su duelo. Pero poco a poco es algo que va haciendo y es una cuestión en la que, de alguna manera, Paz le ha ayudado y ella se lo ha querido agradecer.

Artículo recomendado

Irene Rosales, preocupada por el contratiempo de salud que sufre en el rostro

Irene Rosales, preocupada por el contratiempo de salud que sufre en el rostro

Irene Rosales le ha enviado un mensaje a Paz Padilla en el que le ha puesto “Paz, soy Irene Rosales, perdona por molestarte pero te tengo que dar las gracias. Me he bebido tu libro. He llorado mucho, he reído mucho, pero sobre todo me has ayudado muchísimo. Gracias de corazón”. Estas son las palabras con las que la mujer de Kiko Rivera le ha hecho saber a la humorista lo mucho que le ha servido leer sobre su forma de afrontar la muerte. Paz se ha mostrado tan contenta por el agradecimiento que ha compartido el vídeo de las palabras de Irene Rosales. Si quieres verlo... ¡Dale al play!

Irene Rosales
Mediaset

Con ese vídeo, además de enviarle un mensaje, Irene Rosales ha querido compartir con sus seguidores lo que ha sentido al conocer el testimonio de Paz Padilla. En su perfil de Instagram ha contado que “he llorado mucho, también me he reído pero en especial me ha ayudado mucho. Me ha resuelto muchas dudas y me ha dado las respuestas a todas las preguntas que yo me hacía”. Poco a poco Irene Rosales se va reponiendo de los palos más fuertes que le ha dado la vida, y en Paz ha encontrado el ejemplo de cómo superar esta situación tan difícil.