Después de su operación de cuello y sus retoques en párpados y dientes, Carmen Borrego aceptó un importante desafío que prometía transformar no solo su físico sino también su interior. Por lo pronto lleva perdidos casi 10 kilos y no puede estar más contenta.

Artículo relacionado

Ni las navidades consiguieron apartarla del ‘buen camino’. Carmen se entregó con tal determinación al reto propuesto por ‘Sálvame’ y consiguió que ni los turrones ‘le pusieran ojitos’. Ella ha vencido la tentación calórica, y, tras casi cuatro meses a dieta, trabajando con especialista en nutrición y ciencias del deporte, además de con la coach Cristina Soria y el estilista Manuel Zamorano, Carmen va cumpliendo sus objetivos.

Ha perdido casi diez kilos, pero, sobre todo, está perdiendo volumen y contorno, y eso se traduce en un importantísimo cambio físico que ya no pasa inadvertido. La colaboradora está satisfecha con lo que está logrando gracias a su esfuerzo y, cada avance, la tiene más y más motivada. Se gusta y, con cada cambio de look, se ve más favorecida. Ayer sintió que Manuel había dado en la clave con la melena algo más larga que la que lleva, un semirecogido y algunos mechones fuera, estilo Meghan Markle.