Las últimas semanas no han sido nada fáciles para Iker Casillas. Fue el pasado 1 de mayo cuando el guardameta del FC Porto sufría un infarto de miocardio mientras entrenaba con su equipo y debía ser intervenido de urgencia. Finalmente, todo quedó en un susto y el futbolista ha podido celebrar con su familia y sus amigos los 38 años, una excusa más que buena para reflexionar sobre todo lo que ha ocurrido en este último mes.

Artículo relacionado

“Esta vez, no ha sido un gran cumpleaños”, ha arrancado el texto Iker Casillas, recordando, seguro, todo lo que se le ha pasado por la cabeza desde que fue operado de urgencias en Portugal. “Estoy seguro, que en algún momento de vuestras vidas: os ha pasado alguna cosa ese día o días atrás que hace que no tengáis tanto buen recuerdo. No estamos exentos de que eso nos pase”, se lamentaba el cancerbero.

Pero a pesar de ello el futbolista mira con optimismo y muchas ganas el futuro. “Aún así, he tenido que posar y mostrar esta cara algo alegre. Tengo que estar feliz, feliz porque desde hace 20 días uno sigue estando aquí con vosotros!!”, se confesaba.

¿Lo mejor? Que los 37 ya han pasado. “Los 37 se fueron...menos mal!!” ¿Qué nos traerán los 38…?”, se preguntaba. Y él mismo se respondía, “por ahora, verlos!!”.