Lo que empezó en 2004 como la relación perfecta entre un futbolista y una modelo terminó como el rosario de la aurora y convirtiéndose en una de las guerras mediáticas más desagradables de la época. Laura Sánchez, la modelo de la eterna sonrisa y actual participante de 'Masterchef Celebrity', ha tenido que hacer frente a lo largo de su vida a una guerra interminable con el padre de su hija, Aitor Ocio, con quien mantuvo una relación de cinco años que terminó en 2009 y dio inicio a una lucha por la custodia de Naia, la hija que tienen en común.

Artículo relacionado

Las desavenencias por la custodia de su única hija ha llevado a la modelo y el futbolista a enfrentarse en los tribunales en más de una ocasión. Laura, que vivía entre Madrid y Sevilla, era quien se trasladaba semanalmente a Bilbao, ciudad de la residencia familiar. Tal y como aclaran los abogados de Aitor de Ocio, Laura Sánchez, hasta en tres ocasiones, presentó una demanda para conseguir la custodia íntegra de la menor y su traslado a Madrid. El juzgado mantuvo la custodia compartida en las dos primeras ocasiones y en la tercera, otorgó la custodia íntegra a Aitor Ocio, considerando que lo mejor para el desarrollo de la menor es que continuase en su entorno en Bilbao.

Laura Sánchez y Aitor Ocio

Cansada de la situación, Laura retomó los pleitos en 2018 al denunciar al padre de su hija por publicar imágenes de la menor en sus redes sociales sin su consentimiento. "Nos han borrado nuestras fotos, pero jamás nadie podrá borrar nuestras sonrisas", escribió Ocio tras perder el juicio. Una historia de amor, denuncias, custodia, dolor... que ya suma más de una década.