Lo que empezó en 2004 como la relación perfecta entre un futbolista y una modelo terminó como el rosario de la aurora y convirtiéndose en una de las guerras mediáticas más desagradables de la época. Laura Sánchez, la modelo de la eterna sonrisa y actual participante de 'Masterchef Celebrity', ha tenido que hacer frente a lo largo de su vida a una guerra interminable con el padre de su hija, Aitor Ocio, con quien mantuvo una relación de cinco años que terminó en 2009 y dio inicio a una lucha por la custodia de Naia, la hija que tienen en común.

Artículo relacionado

Las desavenencias por la custodia de su única hija ha llevado a la modelo y el futbolista a enfrentarse en los tribunales en más de una ocasión. En un principio, ambos firmaron un acuerdo de custodia compartida. Laura, que vivía entre Madrid y Sevilla, era quien se trasladaba semanalmente a Bilbao, ciudad de la residencia familiar. Sin embargo, dos años más tarde Aitor solicitaba la custodia completa de Naia (por aquel entonces de cinco años) alegando la inestabilidad laboral de la modelo, un movimiento que sentó como un jarro de agua fría a la sevillana y supuso el inicio de la guerra entre ellos.

Laura Sánchez y Aitor Ocio

Ante semejante maniobra, Laura denunció al que fue su pareja: "No estoy dispuesta a que se me cuestione como madre y mucho menos aduzcan que no me puedo ocupar de ella por mi trabajo", declaraba por aquel entonces aunque finalmente, el juez le otorgó la custodia completa al futbolista que vive feliz en Bilbao junto a la pequeña, que ya tiene 14 años, con las visitas de rigor de la guapa modelo.

Cansada de la situación, Laura retomó los pleitos en 2018 al denunciar al padre de su hija por publicar imágenes de la menor en sus redes sociales sin su consentimiento. "Nos han borrado nuestras fotos, pero jamás nadie podrá borrar nuestras sonrisas", escribió Ocio tras perder el juicio. Una historia de amor, denuncias, custodia, dolor... que ya suma más de una década.