La convivencia ha hecho que salten chispas entre Kiko Jiménez y Gianmarco Onestini en ‘El tiempo del descuento’. Al italiano no le hizo ninguna gracia que su compañero de reality dijese bromeando que había dejado un bastoncillo tirado. Gianmarco le dejaba claro que el bastoncillo no era suyo y se mostraba muy molesto con Kiko.

Artículo relacionado

“Os gusta hacerme enfadar, que yo pierda la paciencia”, se ha quejado el italiano. "El victimismo conmigo no, se nota que está aquí la final y hay que hacer inventos. Estás haciendo un papelón. No hagas la demagogia de decir ahora que estás cansado. Ya que eres real hasta la muerte demuéstralo”, le respondía Kiko Jiménez. Gianmarco rebatía a su compañero diciéndole que él siempre es auténtico. “Yo soy el mismo siempre, yo no he cambiado nunca”, le decía de forma contundente antes de pedirle que no le gritase.

Kiko Jiménez habló con Anabel Pantoja sobre el enfrentamiento con Gianmarco y le dio a entender algunas reacciones del italiano responden, en su opinión, a una estrategia para ganarse el favor del público. "Está tergiversando bromas y situaciones, para su propio bien y queda bien fuera”, ha expresado el concursante sobre su compañero.

A Gianmarco le afectó la bronca con Kiko. Tanto es así que tras su enfrentamiento se fue al dormitorio y se puso a llorar tumbado en la cama. “He empezado a llorar porque no me esperaba de él esas palabras después de lo que he hecho por él”, le explicó el italiano a Anabel Pantoja, que acudió a consolarle. “Yo le he dicho que sus bromas me afectan”, añadió Gianmarco.

El italiano se mostró muy molesto con que Kiko Jiménez cuestionase la autenticidad de su gesto hacia Adara, a quien escribió una carta. El novio de Sofía Suescun había acusado a Gianmarco de hacerlo para intentar ganarse la simpatía de los espectadores. “Le he querido escribir una carta simplemente abriendo mi corazón. ¿Eso está mal? Con todo lo que yo he pasado fuera, sabiendo todo lo que he hecho, me vuelve a decir cosas que yo he luchado para desmentirlas”, expresó indignado Gianmarco.