Adara Molinero y Gianmarco Onestini han protagonizado el CARPETAZO (en mayúsculas) por excelencia de 'GH VIP 7'. La convivencia en Guadalix de la Sierra ha provocado que se enamoren el uno del otro y, por tanto, quieran seguir con su relación una vez que finalice el reality. Tanta es la atracción, que Adara ha fantaseado con cómo será su vida después de tantos cambios precipitados y Gianmarco, después de empadronarse en Madrid, cabe la posibilidad de que esté preparando las maletas para quedarse de manera definitiva en nuestro país.

"Madre mía, madre mía", comenzaba Paz Padilla la tarde en 'Sálvame' mientras explicaba que el exconcursante se dirigía en un camión a los estudios de Telecinco con todas y cada una de sus pertenencias: "Gianmarco hace la mudanza de Bolonia a Madrid para comenzar una nueva vida con su novia... Una nueva vida llena de incertidumbres", alcanzaba a decir la presentadora dejando constancia que Adara, nada más salir de Guadalix, tiene que enfrentarse a todas y cada una de las polémicas en las que se ha visto envuelta con su expareja, Hugo Sierra: "Tiene que arreglar su vida personal".

Artículo relacionado

El de Italia ha querido aclarar la situación de la mejor manera posible ante la mirada de todos los colaboradores: "Existe la posibilidad de que ocurra, lo he hablado con mi familia pero hay que ver como van las cosas y solucionarlas. Adara y Hugo tienen cosas que arreglar sin que yo me meta", ha contado de lo más sincero.

gianmarco paz padilla sálvame

También, ha querido explicar el cambio tan radical que ha dado su vida desde que iniciara su aventura en la casa más famosa de la televisión: "Han cambiado muchas cosas de la noche a la mañana, ahora estoy más contento. Yo siempre he dicho que tengo ganas de ver a Adara fuera de la casa y hoy va a ser el día. Ahora tenemos la oportunidad de ver si funciona esta historia fuera. Yo estoy con ella para apoyarla porque cuando ella salga va a tener mucho "maracaná".

Esta historia de amor ha tenido a más de una persona sin poder pegar ojo... Aunque hay excompañeras de concurso, como es el caso de Estela Grande, que piensa que esa relación "no tiene futuro".