Aunque son una de las parejas más mediáticas del panorama nacional e internacional,Shakira y Gerard Piqué intentan mantener su vida privada al margen de los focos para que sus hijos crezcan en un ambiente tranquilo lejos de las presiones de la fama. ¿Lo han conseguido? Más de una década después de gritar al mundo su amor, el futbolista ha mostrado su faceta más íntima y ha hablado, por primera vez, de cómo son sus hijos: Milan y Sasha, de ocho y seis años, respectivamente.

Gerard Piqué concedía una entrevista al programa 'Nexes' de TV3 en el que era preguntado por cómo reciben sus hijos la inmensa popularidad de sus padres. Con suma naturalidad, el futbolista del F.C.Barcelona explicaba que "hay que saber tener un equilibrio como padre. Recuerdo que mi padre no me dejaba ganar nunca y, en cambio, con la Shaki (apodo cariñoso con el que se refiere a la artista colombiana públicamente) a veces les dejamos ganar porque entendemos que ellos tienen un contexto completamente diferente a lo que yo o ella tuvimos, que eran padres no conocidos, no teníamos esta presión. Nuestros hijos viven con una presión excesiva".

Artículo relacionado

Gerard Piqué

Gerard Piqué en una entrevista para TV3

TV3

La realidad es que tanto Milan como Sasha han nacido así pero para Piqué y Shakira "es importante que a veces tengan victorias personales aunque sea en casa. Jugando a fútbol con Milan o Sasha los dejas ganar, ya les costará o tendrán esta presión para ganar fuera de casa, que sientan que tienen estas victorias personales dentro".

Con estas declaraciones, Piqué deja claro que tanto él como Shakira siguen la misma línea en cuanto a la educación de sus hijos se refiere: "No es fácil criar hijos cuando eres un personaje público, es uno de los retos más importantes que tenemos", confesaba la cantante hace meses. Eso sí, parece que la pareja se planta con Milan y Sasha y es que la artista está volcada en la grabación de su nuevo trabajo.