Otro nuevo revés para Arantxa Sánchez Vicario. La Fiscalía pide cuatro años de prisión para la tenista y una multa de 8.700 euros por un presunto delito de alzamiento de bienes, tal y como publica la agencia EFE. La misma pena que solicitaría para su exmarido, Josep Santancana. El escrito del fiscal asegura que tanto la deportista como el que fue su pareja habrían vendido, supuestamente, sus propiedades en España y Andorra para evitar pagar una deuda que tendrían con el Banco de Luxemburgo. Un entramado en el que habría otras cinco personas acusadas por cooperar para cometer el presunto delito.

Artículo recomendado

Arantxa Sánchez Vicario recibe, por fin, una buena noticia en su guerra con Josep Santancana

Arantxa Sánchez Vicario recibe, por fin, una buena noticia en su guerra con Josep Santancana

Los problemas vuelven a acumularse para Arantxa Sánchez Vicario. La tenista, que lleva inmersa en un duro proceso judicial con el que fue su marido, Josep Santacana, acaba de ver como la Fiscalía pide una pena de privación de libertad de cuatros años y una multa de casi 9.000 euros por un supuesto delito de alzamiento de bien. Todo se remonta a 2009 cuando el Tribunal Supremo impuso una multa de 3,5 millones de euros para la deportista y el empresario. Sánchez Vicario y Santacana habrían vendido, presuntamente, bienes para evitar el abono de esta cantidad que se les reclamaba por vía civil.

Tal como informa Vanitatis, el Banco de Luxemburgo habría presentado una querella contra ambos, sus empresas y administradores por este supuesto alzamiento de bienes. En el escrito de la Fiscalía, se señala que la actuación de la tenista se habría llevado a cabo "bajo las directrices del acusa, Josep Santacana". Al parecer, la deportista nunca devolvió el dinero prestado por la entidad bancaria y esta actuación fue la que hizo que comenzase a investigarse sus movimientos patrimoniales.