Hay que decirlo: envidiamos a Anna Ferrer Padilla y cuando seamos mayores queremos ser como ella. La hija de Paz Padilla, una vez finalizado su Erasmus en Inglaterra, ha regresado a España y se encuentra disfrutando de unas interminables vacaciones.

Ha estado en Ibiza con unas amigas, en Formentera con su madre, en Zahara de los Atunes con la familia... y ahora ha cogido un avión rumbo a uno de los países más fascinantes del mundo: Myanmar, la antigua Birmania, país situado en el sudoeste asiático, fronterizo con China, Tailandia y Laos, y que cuenta con uno de los centros arqueológicos más importantes del mundo: Bagan, con más de 2.000 templos y pagodas. Anna, por supuesto, no ha podido visitarlos todos, pero sí ha recorrido los más característicos y se ha mostrado fascinada por ellos.

Artículo relacionado

Anna ha heredado de su madre la afición por viajar. El año pasado vivieron una de las experiencias más increíbles durante su viaje a China. Tanto les gustó que la humorista celebró su cumpleaños con una fiesta temática ambientada en aquel país. Este año, sin embargo, Paz Padilla no ha podido acompañar a Anna en este fabuloso viaje, pues se encuentra inmersa en su gira teatral con 'Desatadas'. Este fin de semana Paz se encuentra en San Sebastián.

Seguro que a lo largo de los próximos días, Anna seguirá compartiendo bellas imágenes de su viaje. Lo dicho: nos mata de envidia. De la sana.