Ha llegado la final de uno de los programas revelación de la temporada. The Dancer ha hecho las delicias de los aficionados al baile, y nos ha dado la posibilidad de conocer a la actriz Sandra Cervera en otro registro muy diferente, como presentadora. Nada hay en en ella de su Emilia Ulloa de ‘El Secreto de Puente Viejo’, salvo su tremenda simpatía que la llevó a ganarse el cariño de toda la audiencia; la intérprete, que soñó con tener la carrera que tiene ahora, encara con enorme optimismo su futuro, aunque en su pasado no todo han sido risas

Artículo relacionado

Omar Suárez para Lecturas habla en exclusiva con Sandra Cervera y no se deja nada en el tintero. ‘El secreto de Puente Viejo’ la llevó a la fama pero, además, le reportó su mayor alegría,el amor mayúsculo. La actriz conoció a Fernando Coronado rodando escenas juntos y la química que tenían era tan asombrosa que acabaron iniciando una bonita historia de amor fuera de la pantalla. Una relacióncon visos de ser muy duradera. Y es que ya planean formar una familia. “Ahora estamos en plena mudanza y muy felices, nos conocemos mucho”, nos dice. Cervera, con esa naturalidad tan suya, capaz de encandilar a cualquiera, nos cuenta la ilusión que le hacer tener un hijo, “una de las cosas más bonitas que hay en la vida es poder ser mamá, ya veremos en qué momento, pero nos encantaría”.

A pesar de tener clarísimo este proyecto de vida y de reconocerse de lo más familiar, Sandra Cervera revela que no sabe si seguirá el ejemplo que tuvo en casa…“creo que mi madre fue una valiente con los cuatro y yo no tengo esa valentía”, nos reconoce con mucho humor. De momento, sabe que niños sí pero el número ya se irá viendo. Para hacer realidad estos planes tiene al mejor compañero que podría pedir, “lo de Fernando y mío ha sido un viaje muy bonito en el que hemos compartido muchas cosas como compañeros, nos hemos apoyado y se ha construido una base muy sólida de cara al futuro”, argumenta con confianza. Además, revela que la serie vio nacer un gran número de relaciones, "tengo que decirte que de ‘El secreto de Puente Viejo’ han salido muchas parejas”.

Artículo relacionado

Y con la misma naturalidad y energía con la que nos habla del lado más esperanzador de su vida, también lo hace del que, sin duda, ha sido uno de los tragos más amargos con los que ha lidiado: la enfermedad de su progenitor. “Mi padre tiene 66 años, pero desde los 60 padece alzhéimer”, revela a Lecturas. Además, 2020 fue especialmente duro para su familia puesto que hicieron frente con una nueva mala noticia que tenía que ver con la salud del cabeza de familia. “Este año pasado, dentro de todo lo que hemos vivido todo el mundo, a él además tuvieron que amputarle las dos piernas en pleno confinamiento”, nos revela. En sus redes sociales, alguna vez ha hablado de esta zancadilla que le ha tocado encarar, “no hay que negar las putadas de la vida, pero sonrío porque tengo una familia increíble”. Sin duda, su sonrisa no solo es contagiosa, sino toda una lección.