Miguel Bosé está en boca de todos en los últimos días por la publicación de sus memorias. El cantante ha presentado ‘El hijo del Capitán Trueno’, donde ha hecho un repaso por su vida y por la infancia que vivió junto a sus padres.En especial con su padre el torero Luis Miguel Dominguín, por el que tuvo sentimientos repletos de dolor. Miguel Bosé ha hablado en exclusiva para nuestra revista sobre este nuevo proyecto, y en la entrevista que nos ha concedido le ha resultado inevitable referirse a sus hijos. El cantante ha sacado a relucir su lado más tierno al hablar de ellos, porque con los pequeños está viviendo una experiencia completamente diferente a la que en su día vivió él con su padre.

Artículo recomendado

Saca un libro de memorias Miguel Bosé y no tengo ningún interés en echarle un vistazo

Saca un libro de memorias Miguel Bosé y no tengo ningún interés en echarle un vistazo

Una de las confesiones más duras que Miguel Bosé hace en sus memorias es que en su casa se dosificaban los abrazos. En etapas determinantes de su vida el artista no recibió tantos como le habría gustado, y ahora tiene la oportunidad de resarcirse de esto con sus hijos. Así nos lo ha contado al preguntarle si en algún momento deseó crecer en una casa más tradicional en la que el amor se expresase de forma directa. Su respuesta ha sido que “en este momento estoy viviendo en esa casa”. Miguel Bosé ha profundizado al comentar que “esa casa de hoy, mi casa, es una casa que justamente tiene todo aquello que de alguna manera me faltó, esos abrazos, ese cariño, ese ‘papache’ casi baboso…”.

Miguel Bosé

Miguel Bosé en la presentación de sus memorias.

Gtres

Miguel Bosé incluso nos ha confesado qué le dicen sus hijos cuando se pone demasiado cariñoso con ellos. “Mis hijos me dicen: “Ay, papi, de verdad, eres un pulpo”. Pero como tengo que recuperar los abrazos perdidos, ese cariño perdido…”. Si algo saca en conclusión el cantante de todo lo que vivió en casa de sus padres es que “probablemente, de haber vivido en una casa diferente, yo no hubiese sido quien soy”. Miguel Bosé tiene claro que en ese caso “probablemente, no tendría el mismo carácter”. Y después de su experiencia no tiene ninguna duda en afirmar que “creo que en las dificultades se forjan los caracteres mucho mejor que en la bonanza”.