Mariana Rodríguez puede estar contenta con su paso por ‘Supervivientes 2022’. Comenzó la edición como una de las concursantes más desconocidas, pero su aventura ha durado bastantes semanas e incluso la audiencia la salvó de alguna nominación. Finalmente resultó expulsada y lleva ya algunas semanas en nuestro país. Ahora nos ha concedido una entrevista en exclusiva en la que nos ha hablado de cómo se encuentra, de cómo ha vivido algunas de las tramas del reality y de cómo está siendo su adaptación. Y sobre esto nos ha confesado cuál es una de las consecuencias que le ha dejado el programa.

Artículo recomendado

Mariana Rodríguez alucina con su inusual pérdida de peso tras su paso por 'Supervivientes 2022'

Mariana Rodríguez alucina con su inusual pérdida de peso tras su paso por 'Supervivientes 2022'

Mariana Rodríguez ha utilizado una palabra para definir cómo ha sido su vuelta a la realidad. Un término muy claro y tajante para el que no ha necesitado nada más. “Traumática”, ha comentado sobre cómo está resultando para ella el ir retomando su rutina. Entre otras cosas porque el hecho de estar en ‘Supervivientes 2022’ “es una realidad paralela, completamente distinta a tu vida”. Y si hay algo que le está costando un poco más, es controlarse con la comida.

Mariana Rodríguez
Telecinco

Mariana Rodríguez, en la entrevista que nos ha concedido en exclusiva, nos ha comentado que “tengo que controlar la ansiedad con la comida”. Después del hambre que pasó durante su participación en ‘Supervivientes 2022’, ahora que ya puede comer lo que quiera le entra mucha ansiedad con este asunto. Así que poco a poco espera controlarlo para recuperar una rutina de alimentación controlada y saludable.

Mariana Rodríguez se suma así a la lista de concursantes que sufren consecuencias debido a su estancia en Honduras. Hace tan solo unos días Kiko Matamoros aseguró que una noche, ya en casa, “me levanté y me puse a orinar en la alfombra. Me avisó Marta y me di cuenta que estaba orinando en la alfombra. En la isla me levantaba y daba unos pasos y lo hacía en la orilla y hasta que no me avisó no caí que estaba en mi casa”.