Jamás encajaron. Eugenia Martínez de Irujo y Jesús Aguirre entendían de maneras contrarias el mundo y eso les hizo no solo chocar, sino, a la más joven, sufrir de manera desesperada. Su madre, la Duquesa de Alba, había contraído matrimonio, tras enviudar de Luis Martínez de Irujo, con el exjesuita y su hija menor jamás le aceptó. Ahora, tras descubrir todo lo que le hizo pasar, le lanza un nuevo ataque de manera velada…

Artículo relacionado

La ‘duquesita’ se ha valido de un homenaje en redes a su padre para recordar todo lo este fue y lo que jamás fue el otro. “Mi padre, un señorazo! Gracias papá porque, por tu gran idea, la Casa de Alba es hoy día Fundación Casa de Alba”, le dedica, “gracias porque, por tu grandísimo trabajo y esfuerzo con tu escritos de puño y letra, el archivo de la Casa permanece ordenado”. Eugenia reconoce a él gran parte del mérito de que la institución sea la que hoy día es, y pasa totalmente por alto la figura de Jesús de quien deja entrever que se llevó la fama, mientras que fue su padre el que realmente ‘cardó la lana’.

“Gracias por tu buen hacer, por haber conseguido las explotaciones agrarias, empresas modelo y de ejemplaridad; gracias por tantas y tantas cosas bien hechas que nadie conoce, ni te han sabido reconocer debido a tu humildad, falta de ego y enorme discreción que tanto te caracterizó”, le dedica, dándole ‘su sitio’ a un hombre discreto que prefirió estar en un segundo plano, mientras que su esposa ocupaba todo el protagonismo. Egenia remata su declaración con un dechado de virtudes: “honrado, humilde, trabajador, culto, elegante, buenísimo padre y maravillosa persona”. “Qué pena que te fuiste”, le termina diciendo.