El peso es un tema que siempre levanta ampollas. Estela Grande ha hablado de todo en su recién estrenado capítulo de Mtmad en el que ha hecho público un trauma que sufrió durante su adolescencia por ser simplemente delgada: "Cuando era pequeña, tenía unos 16 años, tomaba papillas después de cenar para engordar porque siempre me resaltaban lo delgada que estaba. Lo pasaba mal, sufría cuando me llamaban espaguetti", explicaba con rabia.

Artículo relacionado

Afortunadamente, eso ya es cosa del pasado y a la modelo ya no le afecta: "Por suerte ya no me afecta, estoy sana y no tengo ningún problema de alimentación". A colación de este tema, Estela ha reconocido que no ha sido fácil afrontar su cambio de vida: "Psicológicamente he sufrido mucho estrés tras salir de 'Gran Hermano', la separación... y me afectó mucho. No dormía... adelgacé muchísimo. Llegué a pesar 48 kilos".

Estela Grande

Pues bien, parece que todos esos malos momentos han quedado atrás y la modelo ha recuperado esa calma que tanto ansiaba y con ello los kilos perdidos: "Estoy muy bien, muy contenta. Estoy disfrutando, en paz conmigo misma y he engordado", explicaba con mucha naturalidad. "He cogido seis kilos", celebraba sin poder evitar reírse, "se me han ido al culo y a la cara pero me da igual", sentenciaba. Orgullosa de su nuevo cuerpo no dudaba en compartir su realidad frente al espejo.

A la espera del tan ansiado divorcio de Diego Matamoros, Estela comienza este nuevo curso con infinidad de nuevos proyectos profesionales en los que está volcada al 100% como el reality junto a las 'Pijitanas' y su nueva colección de vestidos. La modelo no piensa en el amor y es que por el momento no ha aparecido ese príncipe azul que tendría que romper la barrera de su corazón.