Cristina Pedroche lo volvía a hacer. La presentadora se convertía en la máxima protagonista de las Campanadas y, para bien o para mal, vuelve a estar en boca de todos, como viene siendo ya tradición desde que se asoma al balcón de la Puerta del Sol. Tanta tradición es que revele su vestido, como la encendida defensa de su marido, Dabiz Muñoz, quien este año tenía la respuesta perfecta para sus 'haters'.

Desde Nochevieja hasta pasado ya el primer día de 2019, Pedroche ha generado ríos de comentarios en redes sociales. Y es que su biquini con aplicaciones florales y falda de tul no ha dejado indiferente a nadie. Juicio estético tiene todo el mundo y el vistoso diseño de Tot-Hom que lució ha entusiasmado y ha desagradado a partes iguales. Sin embargo, entre la opinión diplomática y los descalificativos hay una enorme diferencia.

Desde las redes sociales le ha caído a Cristina toda clase de mensajes. Si bien, ha habido quienes han aplaudido su valentía, los que han acabado haciendo más ruido han sido quienes se han ensañado con las críticas destructivas.

Artículo relacionado

La presentadora de La Sexta ha tenido que aguantar adjetivos ofensivos como "hortera", "vulgar" o "ridícula". Por el momento, ha dejado que la intensidad y el impacto del momento se difuminen, y no se ha pronunciado al respecto. Pero quien sí que ha salido en su defensa ha sido David.

El cocinero, que tiene la divertida costumbre de vestirse con el diseño del año anterior que ha lucido su esposa, tiene otra menos agradable nada más estrenar uno nuevo. Y no es otra que la de salir en defensa de su pareja. Al principio, no podía evitar estallar por los insultos que le dirigían pero, este año ha optado por la elegancia. "Eres muy, muy grande. No matter what... Vanguardia sobre las reglas preestablecidas... ❌⭕️ power!!!! ¡¡¡Seguimos @cristipedroche !!!", escribía junto a una instantánea de Pedroche con el vestido que ha lucido este año. No cabe duda que concentrarse en lo positivo es siempre la mejor respuesta y, en esta ocasión, como en las anteriores, tenía mucho que celebrar: el orgullo que siente por Cristina, lo enamorado que está de ella y lo afortunado que se siente por vivirlo, de nuevo, a su lado.