Adara Molinero se ha convertido en una de las grandes protagonistas de GH VIP 7 -con permiso de Mila Ximénez, Alba Carrillo y Noemí Salazar- y aunque ella no se lo ha planteado, podríamos decir que hay bastantes similitudes en el paso de la madrileña por 'Gran Hermano 17' y su actual participación en GH VIP.

Hay que echar la vista atrás para recordar que en ambos casos encontró a una persona especial dentro de la casa de la que se ilusionó: Pol, con quien mantuvo una relación de un año en el exterior y, en este caso, Gianmarco cuyo futuro es aún incierto. Tampoco hay que olvidar que fue una de las concursantes más nominadas de la edición con siete nominaciones que la llevaron a ser la 11 expulsada de su edición, sin embargo, en esta ocasión las ha sobrepasado con nota.

Artículo relacionado

Adara y Alba

En una de las muchas conversaciones que tienen las finalistas a lo largo del día, Adara ha hecho balance de su concurso y recuerda con nostalgia lo que vivió hace más de tres años. La ex azafata le cuenta a Alba Carrillo que ella lo ha vivido de manera "completamente diferente" porque en el VIP los concursantes saben mucho de cómo actuar en la televisión para dar contenido. Hay que recordar que la madrileña es una mujer de carácter a quien no le gustas las injusticias y se convirtió en una de las participantes más guerreras con enfrentamientos con casi todos sus compañeros de edición.

De hecho, la joven confiesa que pensaba que los compañeros "le iban a dar por todos lados" y aunque no ha tenido grandes amigos, a excepción de Joao y Gianmarco, ha disfrutado al máximo de esta segunda oportunidad que ha definido como un verdadero sueño que ha intentado exprimir al máximo.