Susanna Griso (53 años) ha sorprendido a sus compañeros y a los espectadores al desvelar el desconocido vínculo que tiene con la madre de Íñigo Onieva (33 años), Carolina Molas. La presentadora de 'Espejo Público' había mantenido en secreto la relación personal que mantiene con la suegra de Tamara Falcó, hasta que ahora ha decidido revelarlo en directo.

Artículo recomendado

El enigmático mensaje de Jorge Javier Vázquez a Íñigo Onieva: "Estoy esperando una respuesta"

Jorge Javier Vázquez

La familia de Íñigo saltó al foco mediático a raíz de la relación del empresario con la marquesa de Griñón, aunque fue a partir de la polémica ruptura cuando la progenitora de Onieva sufrió un mayor seguimiento de unos medios con los que nunca se ha mostrado cómoda.

A pesar de ocupar durante meses la primera línea de la crónica social, no ha sido hasta ahora cuando se ha conocido el vínculo de Carolina Molas con la presentadora de las mañanas de Antena 3. "La conozco. He comido con ella, es encantadora", ha confesado la periodista con total naturalidad en su programa.

De esta forma, la catalana ha dado a conocer su amistad con la empresaria, sobre quien dice que ha vivido de su trabajo y "sin esa repercusión mediática" que ha adquirido ahora, un estatus de personaje público en el que Molas no parece terminar de encajar.

El comunicado de la madre de Íñigo Onieva

Coincidiendo con la confesión pública de Susanna Griso, Carolina Molas ha hecho público un comunicado con el que trata de frenar el intenso seguimiento que está viviendo desde hace meses.

"Como madre de Iñigo Onieva soy consciente de la relevancia mediática de su compromiso con Tamara Falcó. Pero esta circunstancia no puede justificar la presión que he venido sufriendo por parte de algunos medios de comunicación, pues soy, y siempre he sido, una persona privada, absolutamente celosa de mi intimidad y la de mi entorno", expresa.

Carolina Molas

La madre de Íñigo Onieva ha pedido a los medios que dejen de seguirla

GTRES

"Estos últimos meses mi imagen y mi intimidad personal han sido difundidas por los medios de comunicación, llegando, en ocasiones, a soportar difamaciones y desmerecimientos injuriosos que han atentado contra mi derecho al honor y mi dignidad", añade Molas, que asegura que por el bien de su hijo y de Tamara siempre ha "intentado mantener una relación de cordialidad, educación y respeto con los medios de comunicación, limitando mis restringidísimas respuestas a afirmar o negar sus imparables preguntas".

Finalmente, la madre de Íñigo aclara: "Nunca he autorizado la utilización de mi imagen, nunca he concedido entrevista alguna, y nunca he revelado ninguna circunstancia de mi vida privada, ni la de mi entorno. Por lo anterior, les pido encarecidamente que respeten el derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen de mi persona y de mi entorno, manteniéndonos alejados del foco mediático".