No se esperaban que la repercusión iba a ser de tal proporción. Los integrantes de la Chirigota del Carnaval de Cádiz que calificaron a Andrea Janeiro de 'horrenda' han tenido que recular tras el requerimiento de los abogados de la joven. Pero lo han hecho a su manera: cantando. Lejos de emitir un comunicado, han aprovechado una nueva actuación para ¿disculparse? con la hija de Belén Esteban y, de paso, lanzarle un indirecta bastante evidente a su famosa madre...

Artículo relacionado

Le han hecho una chirigota muy asquerosa en Cádiz”, escribía Jorge Javier en su blog. “No entiendo que bajo el amparo del humor se pueda ser tan cruel con una chica que pretende pasar desapercibida”. Nadie podría haberlo dicho más claro. La Chirigota Una corrida en tu cara aprovechaba la mayoría de edad de la hija de Belén Esteban y Jesulín de Ubrique para hacer bromas sobre su aspecto físico. Y todo después de que la propia implicada hubiese pedido vivir su vida en un discreto anonimato.

La asesora legal de Janeiro se puso en contacto con la Chirigota, instándoles a rectificar tras la actuación y así ha ocurrido. O más o menos. “Teníamos pensado hacer declaraciones o un comunicado, pero se nos ocurrió que, si pasábamos a cuartos, la mejor manera de responder a favor del Carnaval era con una letra”, ha reconocido David Ostos, componente y portavoz de la chirigota, a El País. Dicho y hecho. En su reciente actuación de esta semana, han vuelto a hablar de Andrea, aunque en otros términos.

“Andreíta nos acusó por el cuplé que le cantamos en preliminares/vaya rollo/Andreíta, al final me como yo el pollo”, han cantado en esta ocasión. “La niña de Jesulín es un montón de guapa/es guapa, guapa, guapa, una jartá de guapa/hoy quiero corregirme pido que me perdone/porque no quiero pagarle a tu madre ‘toas’ las operaciones”. Queda claro que el espíritu irónico y sarcástico no se les ha apagado. Y ya que estaban, un recadito a Belén no les ha parecido mal.

Según la versión de la Chirigota, lo que buscaban era dejar claro que todo había sido una broma. Aunque, claro, hay veces que las bromas no hacen ninguna gracia.