No ha podido aguantar ni un segundo. Chelo García-Cortés entraba por teléfono en 'Sálvame', pues se encuentra de baja laboral, para narrar los últimos detalles de su estado de salud. La colaboradora deberá pasar por quirófano lo antes posible ya que tiene una parte de la herida de la pierna ya necrosada. Los médicos, pese a que son optimistas, prefieren poner remedio antes que nada. “Estoy cansada”, aseguraba Chelo entre lágrimas...

Artículo relacionado

Tener que escuchar que, posiblemente, hasta septiembre no va a poder hacer nada, ha supuesto un mazazo para Chelo García-Cortés. La colaboradora, que se producía una enorme herida en la pierna por culpa de una caída, no consigue remontar. Ahora, con 28 puntos en la pierna y una cicatrización que no va por buen camino, Chelo tendrá que pasar por quirófano inmediatamente. Un revés que ha minado su moral.

“Estoy cansada”, aseguraba la colaboradora por teléfono en su programa. De repente, se le quebraba la voz y empezaba a llorar. “Estaba escuchando al médico y yo no puedo estar tanto tiempo sin hacer nada...”. Para Chelo no solo es un revés en su salud, sino que supone también un bache económico con el que no contaba. “Soy un agobio de enferma”, reconocía.

La colaboradora no consigue mantener una buena racha y esto empieza a preocuparle. Tanto que su humor también se ha resentido. Tener que ponerse en manos de los médicos, con traslado a Madrid incluido, ha sido algo que no esperaba. “No me operado con Madrid por capricho. Consulté con los médicos de la Mutua y me dijeron que tenía que ser ahí”, explicaba.