Suecia está de celebración este martes 14 de julio. La princesa Victoria, heredera al trono, cumple 43 años y vuelve a convertirse en protagonista días después de celebrar su décimo aniversario de boda con Daniel Westling. Una vez más, la Casa Real la sitúa al frente de la Corona con nuevos retratos en los que la primogénita de los reyes Carlos Gustavo y Silvia ha posado muy sonriente y natural.

Artículo relacionado

Con motivo de los difíciles tiempos que se han vivido durante las últimas semanas, el cumpleaños de la princesa no será como el de todos los veranos. Sin embargo, además de su posado en los jardines del Palacio de Haga, tanto ella como su familia sí podrán disfrutar de algunos de los actos que se han adaptado a la nueva situación.

Victoria de Suecia
Gtres

Por su 43º cumpleaños no recibirá las felicitaciones tradicionales que los ciudadanos suecos realizan en persona a la princesa heredera en el Castillo de Solliden, pero sí habrá concierto en su honor. Además, la Familia Real se reunirá para felicitar a Victoria, aunque parece que este año Magdalena no podrá volar hasta su país por motivo de las restricciones en el tráfico aéreo. Aún así, no cabe duda de que sus padres y la familia de su hermano Carlos Felipe celebrarán junto a ella este día tan especia.

Victoria de Suecia
Gtres

A pesar de que se ha cancelado la popular felicitación, el Palacio de verano situado en la isla de Öland sí que estará abierto para turistas -con unas estrictas medidas sanitarias-, por lo que aquellos visitantes los que lo deseen podrán disfrutar de un día de picnic en sus impresionantes jardines.

Sus hijos, los pequeños Estelle (8 años) y Oscar (4 años), también se convierten en protagonistas cada año por el cumpleaños de su madre con sus travesuras y carreras por los jardines de Palacio. Unos movimientos que este año no veremos.

Victoria, Estelle y Oscar de Suecia
Gtres

En contrapartida, el concierto dedicado a la heredera sueca será retransmitido por la televisión del país este martes por la noche. La velada musical tendrá lugar en las ruinas del Castillo de Borgholm aunque, por motivos de seguridad sanitaria, contará con una audiencia muy reducida. La fortaleza, construida en la segunda mitad del siglo XII de la que hoy en día solo queda la estructura, es el escenario perfecto e intimista para el espectáculo.