Hasta la Reserva Natural de Nynäs nos llevan esta semana Carlos Felipe y Sofía de Suecia, acompañados de sus hijos Alexander y Gabriel. Se trata de la segunda parada de las idílicas vacaciones por el país que los príncipes están realizando con el objetivo de promocionar el turismo nacional.

Artículo relacionado

Descubriendo a través de sus redes sociales sus enclaves favoritos, el hijo y la nuera de los reyes Carlos Gustavo y Silvia ya han pasado por algunos de los rincones más envidiables de Södermanland (localmente Sörmland), a las afueras de Trosa, como Bergs Gård. "En un entorno encantador y rural", tal y como ellos mismos han descrito.

Carlos Felipe de Suecia

Ahora le toca el turno a esta Reserva Natural en la que los príncipes y sus hijos han disfrutado de un delicioso pícnic con vistas al lago de Gises. Allí han podido pasear, nadar, aprender sobre las diferentes especies que habitan en el agua y recoger algunas bayas comestibles.

Además, el mayor de los hermanos, que ostenta el título de duque de Södermanland, ha recibido un obsequio muy especial por parte de Nynäs: un regalo bautismal simbólico en forma de mirador adaptado a la accesibilidad en la reserva. "¡Recomendamos encarecidamente el lugar!", puede leerse junto a las imágenes que se han publicado en la cuenta oficial de los príncipes.

Alexander y Gabriel de Suecia
Prinsparet

Durante los próximos días, compartirán otros spots recomendados para terminar sus vacaciones en el Palacio de Solliden, residencia de verano de la Casa Real, situado en la isla de Öland, en el sur del país. Allí se reunirán con los reyes, príncipes y demás nietos de la familia, a excepción de Magdalena de Suecia y los suyos, quienes por motivos de restricciones en el tráfico aéreo parece que en esta ocasión no van a poder cruzar el charco desde Miami.

[Imágenes: Instagram Prinsparet]