Aunque durante su estancia en Estados Unidos, las imágenes de Meghan Markle y el príncipe Harry junto al resto de miembros de la familia real británica parecían apuntar a que todos se habían unido ante la triste pérdida de Isabel II, poco a poco se comienza a conocer que los momentos familiares tras la muerte de la soberana no han sido tan idílicos. De hecho, el duque de Sussex incluso protagonizó un feo encontronazo con su hermano, el príncipe Guillermo, y su padre, Carlos III, el mismo día que la monarca perdió la vida.

Artículo recomendado

Meghan Markle se lanza y escribe una carta al rey Carlos para solicitarle una reunión determinante

Meghan Markle se lanza y escribe una carta al rey Carlos para solicitarle una reunión determinante

Según ha publicado el diario ‘The Sun’, el príncipe Harry declinó la invitación de su padre para cenar juntos en Balmoral junto al príncipe Guillermo y Camilla de Cornualles el mismo día que murió la reina Isabel II, el pasado 8 de septiembre. Todo como respuesta al veto de Carlos III a Meghan Markle que había tenido lugar horas antes.

Meghan Markle, el príncipe Guillermo y Kate Middleton

Meghan Markle, el príncipe Guillermo y Kate Middleton durante los actos de homenaje a Isabel II

Cordon Press

Tal y como recoge la mencionada publicación, el día en el que murió la reina Isabel II, el príncipe Harry habló por teléfono con su padre y le insistió en su deseo de que Meghan Markle viajara con él hasta el castillo de Balmoral para acompañarlos en esas últimas horas. Sin embargo, Carlos III le dijo que creía que “no era apropiado” su asistencia en esos momentos tan delicados para la familia, en los que se preparaban para el triste desenlace.

Artículo recomendado

El príncipe Harry y Meghan Markle regresan a Estados Unidos tras el último adiós a Isabel II

El príncipe Harry y Meghan Markle regresan a Estados Unidos tras el último adiós a Isabel II

Un no a Meghan Markle que no sentó nada bien al príncipe Harry, quien viajó en solitario hasta Balmoral para despedirse de su abuela, pero que después no quiso quedarse a cenar con su padre y su hermano. “Carlos III invitó a Harry a cenar con él, pero estaba tan furioso que se negó a comer con su padre y su hermano”, asegura una fuente a la publicación, que recoge además que el duque de Sussex “salió de Balmoral lo antes posible para coger el primer vuelo de regreso a Londres”. Un desaire que deja claro que, pese a las últimas imágenes juntos, la relación entre los Sussex y el resto de miembros de la familia real británica continúa siendo muy complicada.