A solo unos días de celebrar la tradicional Navidad en Sandringham, el marido de la reina Isabel II era ingresado en el hospital Rey Eduardo VII de Londres. Pues bien, afortunadamente, el duque de Edimburgo recibía el alta en la mañana de este día de Nochebuena, signo de que se encuentra mucho mejor y podrá disfrutar de la Navidad en familia en Sandringham.

En las imágenes se puede ver como el marido de la reina Isabel II abandona el hospital por su propio pie, acompañado de su personal de seguridad.Con traje y corbata azul, Felipe de Edimburgo parece haberse recuperado al máximo de esa afección que preocupó tanto a los británicos.

Según explicó el palacio de Buckingham el duque viajó desde Norfolk hasta el hospital Rey Eduardo VII de Londres en la mañana del pasado 20 de diciembre. Aunque no profundizaron en el motivo que le ha llevado hasta allí si confirmaron que se quedaría ingresado "en observación y recibiendo tratamiento por una afección preexistente".

Artículo relacionado

Felipe de Edimburgo

Para evitar cualquier tipo de alarma social, el comunicado recalca que "el ingreso es una medida de precaución aconsejada por el médico personal de Su Alteza Real". La prensa británica ha querido dejar claro que la situación no reviste de gravedad ya que su majestad ha estrado por su propio pie al centro hospitalario y, la reina Isabel no ha cambiado sus planes.

Como estaba previsto, Felipe no faltará a la mesa de Nochebuena donde disfrutará de la tradicional cena con el resto de la familia a excepción de los duques de Sussex, que se encuentran en Canadá. A sus 98 años, el duque de Edimburgo siempre ha gozado de buena salud al igual que su mujer y desde hace dos años disfruta de una vida mucho más relajada al margen de la agenda institucional de la casa real.