La vida de Kate Middleton va más allá de la familia real británica. Antes de pertenecer a la familia de Isabel II, la duquesa de Cambridge era una joven de una familia de bien pero que realizaba sus trabajos para ganarse la vida y no depender de sus padres. En el documental que Kate y Guillermo han protagonizado en la cadena británica BBC ella ha hecho una confesión sobre una de las labores que realizó antes de casarse con su actual marido. Algo que hasta ahora se desconocía.

Artículo relacionado

Kate Middleton, como otros tantos jóvenes, trabajó como camarera. Así lo ha contado mientras preparaba unos cócteles junto a la presentadora del documental. Eso sí, aunque en las imágenes se puede ver a la duquesa de Cambridge con mucha soltura detrás de la barra, ella ha desvelado que la realidad hace unos años era muy diferente. “Esto me recuerda a cuando en mis años de Universidad trabajé como camarera”, ha contado Kate. En ese momento Mary Berry, la presentadora, le ha preguntado que si se le daba bien. Y ella ha sido muy sincera.

“¡No! Era malísima”, ha dicho sin ocultar que las labores de camarera no eran lo suyo. Además ha recordado un episodio en concreto con el que ha dejado claro que no se le daba nada bien. “Hice sopa de espinaca, se me olvidó ponerle la tapa y la sopa acabó en el techo”, ha contado con mucho humor.

Kate

Lo que ha querido dejar claro es que esto ha cambiado un poco con los años. Desde que es madre ha tenido que ponerse las pilas en esto de preparar la comida y es ella la que se encarga muchos días de elaborar los platos en Kensington Palace. De esta forma se asegura de que sus hijos coman lo que ella quiere y como ella quiere.