El tiempo se detuvo el 7 de junio de 2018 para Máxima de Holanda. La peor noticia que podía recibir viajó miles de kilómetros, desde Buenos Aires hasta Holanda, para dejarla desolada: su hermana Inés se había quitado la vida.

Un año ha pasado desde que la hermana menor de la consorte holandesa se suicidó en su apartamento. Inés Zorriegueta solo tenía 33 años cuando decidió poner punto y final a todo, la noticia conmovió a todo el planeta.

Artículo relacionado

Máxima de Holanda es una de las royal más aclamadas. Su eterna sonrisa y su cercanía la han convertido en una de las soberanas más queridas. Todo el planeta empatizó con su tristeza por la pérdida de alguien tan cercano a ella.

Y es que Máxima e Inés estaban muy unidas a pesar de la diferencia de edad. La benjamina de los Zorriegueta solo tenían 14 años cuando su hermana se marchó a los Países Bajos para comprometerse con el por entonces príncipe Guillermo.

Inés Zorriegueta pasó por episodios complicados en su su vida. Incluso llegó a ser ingresada en una clínica por sus problemas de alimentación y depresiones.

“Mi querida y talentosa hermana pequeña, Inés, estaba enferma. No podía encontrar alegría y no pudo curarse. Nuestro único consuelo es que ahora, finalmente, ha encontrado la paz”, escribió la reina holandesa Máxima Zorreguieta en un comunicado tras su muerte.