Si algo caracteriza a la boda de Beatriz de York y Edoardo Mapelli es que ha sido la primera boda de la familia real británica que se ha llevado en secreto. El pasado viernes 17 de julio la nieta de la reina de Inglaterra y el multimillonario italiano sorprendieron con la noticia de que se habían convertido en marido y mujer. Algo que nadie sospechaba y que solo conocían las personas invitadas al enlace. Tras conocerse la buena nueva han sido varios los miembros de la familia que se han pronunciado al respecto.Isabel II fue la primera en hacerlo el mismo día del enlace. Días más tarde Kate y Guillermo y Carlos y Camilla felicitaron a los recién casados de forma pública. Incluso Harry y Meghan no han dudado en mostrarles su cariño, aunque en su caso de forma privada. También Eugenia de York, hermana de la novia, ha compartido una bonita fotografía en Instagram para compartir su felicidad. Pero entre todos los que se han pronunciado se echa de menos a alguien muy importante en la vida de Beatriz de York.

Artículo relacionado

¿Por qué su madre Sarah Ferguson no se ha expresado sobre la boda de su hija? Si algo ha caracterizado siempre a la exmujer del duque de York es que ha manifestado públicamente el orgullo que siente tanto por Beatriz como por Eugenia. Cuando han tenido algún éxito académico o laboral o cuando han tenido alguna buena noticia en lo personal, Sarah siempre se ha pronunciado ya sea a través de las redes sociales o de otras apariciones públicas. De hecho cuando Beatriz de York anunció su compromiso Sarah fue una de las primeras en pronunciarse e incluso ayudó a su hija y a Edoardo Mapelli con los preparativos del gran día.

Sarah Ferguson

Pero esta vez su actitud está siendo completamente diferente. El mismo día del enlace Sarah hizo una publicación en Instagram que nada tuvo que ver con la boda. La exnuera de Isabel II está muy involucrada en su proyecto de cuentos infantiles y su aparición en redes sociales fue sobre este proyecto. Una línea que ha seguido hasta hoy. Sarah Ferguson está muy activa en Instagram para promocionar esta iniciativa, pero de la boda de su hija no hay ni rastro. Tampoco aparece en las fotos que la pareja ha compartido hasta el momento, donde las únicas personas que están presentes en las imágenes además de los novios son Isabel II y Felipe de Edimburgo. Y mientras se sabe que Andrés de York ejerció de feliz padrino, del papel que tuvo Sarah en la boda no hay ninguna información.