Poco a poco se van conociendo más detalles de la boda de Beatriz de York y Edoardo Mapelli. La pareja contrajo matrimonio por sorpresa el pasado viernes 17 de julio y una de las grandes incógnitas que rodeaba al gran día era qué papel jugó Andrés de York en el enlace. Si había sido o no el padrino de la boda de su hija era una de las grandes dudas. Teniendo en cuenta su implicación en el caso Epstein, las restricciones que impone la pandemia y el hecho de que por ahora no aparece en ninguna de las fotografías que se han compartido del feliz momento, estaba en duda la forma en la que participó en el enlace. Pero por fin se ha desvelado el misterio. El duque de York sí que ejerció como padrino del día más feliz de la vida de su hija mayor. Esto era algo que Beatriz tenía muy claro, pero para poder conseguirlo tuvo que llevar a cabo una estrategia desde varios días antes a la celebración de la boda.

Artículo relacionado

En Reino Unido una de las recomendaciones de la crisis sanitaria es que las novias eviten caminar agarradas a los padrinos el día de la boda para así evitar más contacto del necesario. Pero la nieta de Isabel II no estaba dispuesta a llevar a cabo este sacrificio y sí que caminó hasta el altar agarrada de su padre. Para poder hacer esto la hija de Sarah Ferguson decidió confinarse hace unos días junto a sus padres en Royal Lodge, lugar en el que todos juntos han pasado los últimos meses y que está en las inmediaciones de la capilla en la que se celebró la boda el pasado viernes. De esta forma Beatriz no dudó en quedarse en casa los últimos días junto al príncipe Andrés para cumplir su sueño de ir acompañada por él hasta el altar en el que le esperaba el multimillonario italiano.

Beatriz de York

Pese a los escándalos judiciales en los que está involucrado su padre, Beatriz y Eugenia de York siempre le han mostrado su apoyo. Aunque sobre la boda de Beatriz de York siempre ha planeado el conflicto del duque de York, ella siempre tuvo claro que quería que su padre formara parte de esta forma tan especial del gran día. Y el hecho de que se haya celebrado de forma tan privada ha provocado que fuera más sencillo todavía que el duque de York cumpliera este rol.