Nuevo disgusto para Andrés de York y Sarah Ferguson. Desde hace unos meses la expareja se enfrenta a varios problemas. Por un lado el hijo de Isabel II todavía está inmerso en la batalla judicial del caso Epstein, un caso que ha traído más de un quebradero de cabeza a la familia real británica. Por otra parte en lo personal su hija Beatriz de York ha tenido que cancelar su boda debido a la crisis del coronavirus. Y ahora, el príncipe Andrés y su exmujer se enfrentan de forma conjunta a una demanda millonaria. El motivo es el impago de una vivienda que adquirieron en Suiza hace seis años.

Artículo relacionado

En el año 2014 la expareja decidió comprar una casa en la estación suiza de Verbier. Aunque llevan años divorciados, entre los padres de Eugenia y Beatriz de York siempre ha habido muy buena relación. Tanto que decidieron aventurarse a adquirir esta vivienda juntos. El coste del chalé ascendía a 15 millones de euros y en el momento de la compraventa se establecieron unas condiciones de pago que según el anterior propietario de la casa ellos no han cumplido. Antes del 31 de diciembre del año pasado el hermano de Carlos de Inglaterra y su exmujertenían que haber abonado 5 millones de euros, algo que no ha ocurrido.

Sarah Ferguson y Andrés de York

Andrés y Sarahapenas han disfrutado de esta casa. De hecho su intención es venderla para así quitarse de encima esta deuda, pero no logran que ningún interesado se hagan con ella. Estaban esperando a ver si alguien la adquiría para no tener que hacer frente a los gastos que les quedan por pagar, y al final ha pasado la fecha límite de pago sin que hayan llevado a cabo el abono del dinero, de ahí que quienes tenían que recibir el dinero hayan decidido interponer contra ellos una demanda en la que reclaman todavía más dinero del que les queda por abonar. Los meses que llevan sin hacer frente a la deuda han generado intereses. La cantidad ya va por 1,7 millones así que si los sumamos a los 5 millones que ya tendrían que haber depositado, en la demanda se reclaman casi 7 millones de euros.