Desde que se anunció su compromiso con el príncipe Andrés en 1986, Sarah Ferguson ha vivido en el centro de todos los focos. Cuestionada tanto dentro como fuera del palacio de Buckingham, la duquesa de York ha tenido que hacer frente a una presión mediática que, con el paso de los años, ha hecho mella en ella, tal y como ha confesado ahora en una extensa entrevista en el periódico The Telegraph.

Artículo relacionado

“Ser el foco del escrutinio público y la crítica tiene un coste en la salud mental, inevitablemente”, ha afirmado Sarah Ferguson en una entrevista en la que ha vuelto a hablar de los trastornos alimenticios que sufrió en el pasado por culpa del escrutinio público al que estaba sometida. “Tuve una relación malsana con la comida durante mucho tiempo. En el pasado, acudí a terapia para lidiar con esos problemas”, ha afirmado.

En el pasado, episodios como cuando la apodaron “la duquesa de cerdo (en un juego de palabras entre York y pork, cerdo en inglés) o encuestas en la que los ingleses aseguraban que preferían dormir con una cabra a hacerlo con ella terminaron afectando a Sarah Ferguson: “Por supuesto, eso socava la confianza en ti mismo y la autoestima. Empiezas a creer que todo el mundo piensa que estás gorda y desaliñada”.

Andrés y Sarah Ferguson

Unos comentarios que se intensificaron durante su separación con el príncipe Andrés. Los duques de York, divorciados oficialmente desde 1996, han demostrado con los años ser unos ex muy bien avenidos. Así, la pareja convive bajo el mismo techo a pesar de ya no estar juntos, lo que ha hecho que los rumores de reconciliación sean una constante.

“Todo lo que puedo decir ahora es que estamos contentos con la situación ahora”, ha confesado Fergie, para continuar: “Siempre decimos que somos la pareja divorciada más satisfecha del mundo. Estamos divorciados entre nosotros, no el uno del otro. Somos copadres que se apoyan mutuamente y creen que la familia lo es todo. Estoy orgullosa del trabajo que hemos hecho juntos para criar a nuestras hijas y mantener una unidad familiar sólida”. Una unidad que la pareja ha conseguido mantener a pesar del escándalo Epstein, que ha terminado con el príncipe Andrés fuera de sus funciones reales.

Artículo relacionado

Una entrevista que Sarah Ferguson ha concedido con motivo del lanzamiento de su primera novela para adultos, en un momento en el que demuestra que ha dejado atrás todos los fantasmas del pasado: “Me siento bien conmigo misma ahora: me gusta mi cabello pelirrojo, mis tobillos delgados y amo mis arrugas. También me siento realmente orgullosa de debutar como novelista a los 61 años. Quiero vencer a Jeffrey Archer en la lista de los más vendidos, tal y como le he dicho. Siento que estoy apenas comenzando mi vida y me siento muy emocionada ante las cosas que aún tengo que lograr”.