Doña Letizia y don Felipe han presidido este martes 1 de junio el acto de inauguración del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo en la antigua sede del Banco de España de Vitoria, situada en el casco viejo de la ciudad. Un acto en el que han podido vivir de cerca uno de los capítulos más recordados de la historia del terrorismo en España. En concreto, los Reyes han visitado una réplica del zulo en el que el funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara pasó 632 días encerrado por la banda terrorista etapa.

Artículo recomendado

Todos los detalles del plan familiar de la princesa Leonor tras su confirmación

Todos los detalles del plan familiar de la princesa Leonor tras su confirmación

Con tres metros de largo, dos de ancho y apenas 1,8 de alto, don Felipe y doña Letizia se han adentrado en la simulación del claustrofóbico zulo de madera, tan pequeño que el Rey se ha tenido que agachar para no darse en la cabeza.

Letizia Felipe

Doña Letizia y don Felipe visitan la recreación del zulo en el que estuvo secuestrado Ortega Lara

GTRES

En las imágenes, don Felipe y doña Letizia miran con atención la estancia en la que estuvo encerrado el funcionario, a quien rescataron en el verano de 1997 tras encontrar esta estancia en una nave de Mondragón. Un lugar en el que no solo estuvo él, sino al que también encerraron durante 117 días a Julio Iglesias Zamora. La entrada de los Reyes en este simbólico lugar ha sido, sin duda, el momento más emotivo del acto.

Artículo recomendado

La reina Letizia firma su look más romántico y recupera su protagonismo

La reina Letizia firma su look más romántico y recupera su protagonismo

Con este centro, se pretende reflejar la historia del terrorismo en España, dentro del cual ETA ocupa un papel destacado por ser el que más víctimas ha causado. No obstante, en el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo también se recogen otros grupos, como GAL o GRAPO. Además de la réplica del zulo en el que han posado los Reyes, en el lugar también se pueden encontrar objetos personales de las víctimas, como la carta que el empresario Publio Cordón le envió a su madre durante su secuestro, documentos históricos, así como explosivos utilizados por los terroristas.