No es ningún secreto que el calzado favorito de la reina Letizia para el verano son las famosas alpargatas: con cuña, planas, con lazos, negras, beige... ¡todas! pero cuando llega el invierno el zapatero de la mujer de Felipe VI se transforma para dejar paso a los stilettos, las botas y los botines.

Estos últimos podrían ser los menos deseados por la reina Letizia y es que son muy escasos los que le hemos visto a lo largo de los años. Pero qué mejor que un par de botines planos para sobrellevar de la mejor manera un día de lluvia.

Artículo relacionado

La reina Letizia termina con su agenda oficial este jueves con una reunión de trabajo con la Fundación de Ayuda Contra la Drogadicción. La consorte llegaba a la sede de la FAD en Madrid cubierta bajo un enorme paragüas y un abrigo de paño de color negro de la marca Burberry.

El look, de lo más discreto perfecto para un día de trabajo en la oficina, estaba compuesto por un pantalón de cuadros grises de línea recta firmado por Hugo Boss y sencillo jersey negro.

Letizia

La reina Letizia llegando a la sede de la FAD

Gtres

Doña Letizia completaba este estilismo apocado con unos botines que ya lució el pasado mes de enero durante una de sus salidas privadas al teatro real en compañía de sus hijas. Se trata de unos botines de cuero negro con punta y cordones de tacón ancho, que pertenecen a la firma española Uterqüe. Muy cómodos y perfectos para el invierno.

Parece que la madre de Leonor y Sofía ha dado un giro total a su zapatero. Atrás quedaron los stilettos de tacón de 10 cm para todo tipo de eventos. Ahora, cada vez es más habitual ver a doña Letizia en su versión más práctica ya sea con manoletinas, mocasines y ahora botines.