La familia real ha empezado al mes de julio con uno de los eventos más señalados de su calendario. Los reyes Felipe y Letizia y sus hijas han viajado hasta Girona para asistir esta tarde a la entrega de Premios Princesa de Girona, fundación que preside la princesa Leonor. Pero antes de que llegue la ceremonia de galardones, los cuatro han acudido esta mañana al Palacio Albéniz para mantener un encuentro con los premiados tanto en esta edición como en la del año pasado, que no se pudo celebrar con una gala debido a la pandemia. Una vez más como cada vez que hacen aparición, todas las miradas han estado puestas en la princesa de Asturias y la infanta Sofía. Pero doña Letizia, pese a que las protagonistas de hoy son sus hijas, no ha dejado su look a la improvisación.

Artículo relacionado

La reina Letizia ha querido mimetizarse con ellas al lucir también de color azul. Para la ocasión ha reciclado uno de sus atuendos favoritos. Se trata de un vestido midi camisero de Carolina Herrera en azul marino, de tejido denim y de manga corta. Una prenda que cuenta con uno de sus detalles preferidos, un cinturón con el que estiliza al máximo su silueta. Eso sí, su vestido es mucho más discreto que los de la princesa Leonor y la infanta Sofía. Así que su elección ha sido una forma de evidenciar su unión al lucir todas en tonos azules pero dejándoles deslumbrar por los detalles de los vestidos de las jóvenes.

Reina Letizia

La reina Letizia, de azul como sus hijas pero en una versión más discreta.

Gtres

En cuanto a su peinado, la reina Letizia se ha decantado por llevar la melena suelta, su versión más cómoda y natural. Para los complementos esta vez ha llevado unos salones de color camel, uno de sus tonos favoritos para esta época el año. Ahora queda esperar para ver su elección de esta tarde.

En la edición celebrada en el año 2019, a la que ya acudieron tanto la princesa Leonor como la infanta Sofía, la reina Letizia dejó todo el protagonismo a su hija mayor en la gala cediéndole su color fetiche, el rojo, para su atuendo. Ella apostó por un estilismo negro de lo más elegante pero con el que no quiso resaltar frente a sus hijas. Pero en la recepción celebrada por la mañana sí que fue doña Letizia la que llevó un traje de chaqueta en color rojo con el que tuvo su momento de protagonismo.