Mary Donaldson (51 años) se ha enfrentado desde hace semanas a una terrible tormenta mediática. Las fotografías publicadas por Lecturas de su marido, Federico de Dinamarca (55 años), y Genoveva Casanova han provocado que la prensa internacional mire con lupa cada movimiento del matrimonio e incluso ella de una entrevista en la que se sincera sobre su salud mental. Sin duda una estrategia que habrá calculado minuciosamente la casa real danesa, muy preocupada por los rumores de ruptura de la pareja cuando estaba planeado que dentro de muy poco se convirtieran en los monarcas que dirigieran la institución. En medio de toda esta esta espiral de información que rodea a toda la familia hemos descubierto cuál es el lugar preferido de la princesa, donde seguro le gusta refugiarse cuando hay algún tipo de problema marital. Es el castillo de Rosenborg en Copenhague, "por su arquitectura renacentista de cuento de hadas", dijo a 'Financial Times' hace unos años. 

Artículo recomendado

El gesto desesperado de Federico de Dinamarca para aparentar una imagen de familia feliz con Mary Donaldson

Federico y Mary de Dinamarca

El castillo de Rosenborg fue construido por uno de los reyes daneses más famosos, Cristián IV, en el siglo XVII. Esta hermosa construcción cuenta con 400 años de tesoros reales, así como las joyas de la corona y las regalías reales. Tiene escaleras de caracol, habitaciones llenas de detalles y lujosos retratos. Entre sus estancias principales se encuentra el Salón de los Caballeros con los tronos de coronación, decorados con colmillos de narval (es una especie de cetáceo) y tres leones plateados de tamaño natural haciendo guardia. Además, a Mary le encanta pasear por los pasillos en los que en sus paredes pueden verse tapices que conmemoran las batallas entre Dinamarca y Suecia. Ese "cuento de hadas" del que habla Donaldson pude verse en los interiores del palacio, que están bien conservados y que te invitan a hacer un viaje en el tiempo. Eso sí, la mujer de Federico tiene un inconveniente con este castillo: que se puede visitar. De hecho, quienes quieran pueden ver el escritorio privado del rey, su baño y algunas figuras de cera de antiguos habitantes reales. Rosenborg también alberga una exquisita colección de porcelana de Flora Danica y otra de vidrio veneciano del mundo, ambas ubicadas en cámaras de la torre.

En esta mansión danesa también se encuentran las delicadas y relucientes coronas de los reyes y reinas daneses, que se guardan en bóvedas especiales adornadas con piedras talladas en esmalte y oro. Constan principalmente de cuatro adornos: un engaste de diamantes, uno de rubíes, uno de perlas y uno de esmeraldas (estas se encuentran entre las más finas del mundo). Mary explicó además al citado medio que entre sus lugares favoritos de Dinamarca también se encuentra todo lo que esté relacionado con la naturaleza. Sin lugar a dudas un sitio donde halla paz en los momentos complicados. "Los bosques me parecen muy exóticos, sobre todo en primavera, cuando las hayas echan sus hojas. La costa del Mar del Norte me recuerda a Tasmania, tanto cuando está salvaje como cuando está en calma", añadió. 

Castillo de Rosenborg

El castillo de Rosenborg es el preferido de Mary Donaldson. 

GTRES

La salud mental de Mary Donaldson 

Hace unos días que Mary Donaldson dio su primera entrevista tras las controvertidas fotos de su marido con Genoveva Casanova. La princesa sorprendió hablando sobre salud mental en un programa de la televisión danesa, donde reconoció además que había padecido depresión durante muchos años. La mujer de Federico de Dinamarca explicó al periodista que transitar un mal momento emocional puede ser un grave problema si no lo tratas: "Eso es lo que pasa con el dolor. Si no lo procesas puede convertirse en un duelo complicado que afecte a tu calidad de vida y a tu salud", explicó la australiana de nacimiento. "Todos necesitamos ayuda de vez en cuando. Pero es muy importante que no dejes que los demás te definan. Quién eres y cómo eres", añadió la licenciada en Comercio y Derecho. 

Mary también habló sin tapujos sobre lo que le puede ocurrir a cualquier persona que tenga problemas de salud mental. De hecho, más que nunca ella entiende este tipo de procesos tras confesar que ha superado una depresión y ahora enfrentándose a toda esta polémica con su marido Federico. "La pena es algo que llevamos con nosotros", contó con la voz entrecortada en 'La naturaleza y nuestra mente'. Sin duda unas palabras muy que han revolucionado los titulares de medio mundo y que han provocado que la prensa danesa empiece hablar como nunca sobre su familia real. "La curiosidad en la vida consiste en fracasar y seguir adelante. Pensamos demasiado en lo que piensan y sienten los demás. Ojalá pudiéramos desprendernos un poco de eso", expresó.