Una de las mayores consecuencias que ha tenido el ‘Megxit’ es que ha aumentado la responsabilidad del príncipe Guillermo con la corona británica. El duque de Cambridge siempre ha estado por encima de su hermano el duque de Sussex. Teniendo en cuenta que es el hermano mayor y que algún día heredará el trono británico, siempre ha tenido más responsabilidades que el pequeño. Pero ahora que el príncipe Harry y Meghan Markle han dado un paso atrás y se han retirado de la familia real británica, Guillermo de Inglaterra tiene un gran reto al que enfrentarse. Un reto que en parte consiste en no defraudar a su abuela Isabel II.

Artículo relacionado

La reina de Inglaterra tiene plena confianza en su nieto, y aunque no hace ni un mes que los duques de Sussex abandonaron su puesto, ya ha podido comprobar cómo el hijo mayor del príncipe Carlos y Lady Di se ha crecido en su rol de miembro de la realeza británica y ha querido recompensarle como muestra de agradecimiento y orgullo. Isabel II ha hecho un nuevo nombramiento al duque de Cambridge. Le ha nombrado Señor del Alto Comisionado de la Asamblea General de la Iglesia de Escocia. Un título más para que el marido de Kate Middleton añada a su lista.

Isabel II y Guillermo de Inglaterra

El hecho de que Isabel II haga algún nombramiento es muy simbólico. Es una forma de valorar a esa persona y de otorgarle más confianza si cabe. La reina de Inglaterra encuentra ahora su máxima esperanza en Guillermo. En las últimas semanas el duque de Cambridge ha ejercido de intermediario entre su hermano y su familia, ha intentado acercar posturas y se ha mantenido al margen de todas las polémicas, limitándose a cumplir con su agenda siempre con su mejor cara. Algo que a la soberana británica le enorgullece.