Una de la sellas de identidad del príncipe Harry es su cabello pelirrojo. Al contrario que le ha pasado al príncipe Guillermo, quien ha ido perdiendo su pelo con los años, el duque de Sussex parecía que iba a conservarlo. Sin embargo, desde su boda con Meghan Markle ha visto cómo su abundante cabellera iba disminuyendo considerablemente. Es más, en su coronilla se comienza a vislumbrar una calva que apunta a que seguirá los pasos de su hermano.

Artículo relacionado

Por ello, el príncipe Harry ha decidido cortar de raíz el problema. Según ha publicado el diario ‘The Sun’, el duque de Sussex habría visitado la exclusiva Clínica de Philip Kingsley en Mayfair (Londres). Un centro de gran prestigio en el que se habría sometido a un implante capilar a finales de año. La publicación asegura haber hablado con un testigo que vio al marido de Meghan Markle en el lugar.

príncipe Harry
GTRES

La visita de Harry causó un gran revuelo. Esta empresa es muy prestigiosa. Es uno de los mejores lugares del mundo y la reunión que mantuvieron con Harry fue bien”, ha comentado la mencionada fuente a la publicación.

La calvicie del príncipe Harry ha aumentado el doble desde su boda con Meghan Markle en mayo del 2018. Las críticas recibidas, el nacimiento de su hijo Archie o la decisión de abandonar la primera línea de la familia real británica y ser económicamente independientes podrían haber acelerado el proceso de caída del pelo.

Artículo relacionado

El ‘Daily Mail’, por su parte, ha consultado con el prestigioso cirujano Asim Shahmalak, quien, ha asegurado que su calvicie ha crecido rápidamente en los últimos meses. “La calvicie de Harry ha surgido de manera más lenta, pero ahora está alcanzando a su hermano rápidamente, sobre todo en el área de la coronilla. Está pendiendo su cabello al mismo ritmo que el príncipe Guillermo perdió el suyo cuando tenía 20 años. El gen de la calvicie en la familia Windsor es extremadamente agresivo”, ha afirmado el experto quien, además, se atreve a especular que Meghan habría sido determinante en la decisión del duque de Sussex.