Aunque su vida está totalmente expuesta, pocas veces los miembros de las distintas familias reales muestran sus sentimientos en público. Sin embargo, el príncipe Harry ha roto con esta tradición no escrita durante la entrega de los premios de la fundación Well Child, de la que es patrono desde hace una década.

Mientras los duques de Cambridge se encuentran de viaje oficial, los de Sussex acudieron a uno de los eventos más emotivos que tienen durante el año, en el que se premia a los niños gravemente enfermos y a sus cuidadores. Un lugar en el que el Príncipe Harry no ha podido evitar emocionarse.

Príncipe Harry

“El año pasado, cuando mi mujer y yo asistimos, sabíamos que estábamos esperando a nuestro primer hijo. Nadie más lo sabía entonces, pero nosotros sí. Y recuerdo que…”, afirmaba Harry durante su discurso antes de que la emoción comenzara a embargarlo.

El príncipe se aclaró la garganta y continuó: “Recuerdo apretar la mano de Meghan tan fuerte durante los premios, los dos pensando en cómo sería convertirse en padres algún día y más aún cómo sería hacer todo lo posible ara proteger y ayudar a nuestro hijo, si hubiera nacido con algún desafío que requiriese atención inmediata o se hubiera puesto mal pasado el tiempo”.

Meghan Harry Archie

Con lágrimas en los ojos, el duque de Sussex terminó su discurso: “Y ahora como padres, estar aquí para hablaros a todos vosotros toca la fibra de mi corazón de una manera que no podría haber comprendido antes de tener mi propio hijo”.

El nieto de la Reina Isabel II mostraba así su lado más humano al hacer mención a su faceta como padre del pequeño Archie y al amor que tanto él como su mujer vuelcan en el niño. Estar a su lado, además, seguro que ayuda a los duques en un momento delicado con los periódicos británico, tras interponer dos demandas en su contra.

Artículo relacionado